Conocerte es el primer paso. Escuchar a tus emociones y entrenarlas para conquistar tu vida es el segundo. Pues bien, de todo este proceso nos viene a hablar Edu Serrano de RutaKaizen.com.

Te dejo con él. ¡Disfruta!

3 claves fundamentales para conocerte a ti mismo y conquistar tu vida

Ves a alguien más guapo, fuerte o exitoso que tú y piensas que te gustaría ser esa persona.

Cuando te preguntan algo que te incomoda, mientes para salir al paso.

En una discusión acalorada reaccionas de forma agresiva y te pones a gritar, o quizá adoptas una postura pasiva y no te atreves a expresar tu opinión ni a defender tus derechos.

¿Eres consciente de qué sentimientos o emociones hay detrás de esas situaciones?

Probablemente hayas vivido más de una. Yo al menos las he vivido todas. Sí, y me provocaban tristeza y frustración.

De hecho, hasta hace unos años era una persona con infinidad de pensamientos saboteadores y tenía un terrible miedo al rechazo.

Apúntate y llévate mi guía gratis 
para empezar a
dominar tus emociones

Con el tiempo he aprendido a identificar las emociones detrás de esas situaciones y a gestionarlas mejor. Si antes discutía a menudo con las personas y mentía de vez en cuando ante preguntas comprometidas, hoy en día soy más tranquilo y honesto.

¿Cómo lo he hecho? Conociéndome y aceptándome a mí mismo y a mis circunstancias.

Viajar en solitario es una de las mejores maneras de conocerte a ti mismo porque te ves a ti y a tus miedos y emociones en perspectiva, obligándote a actuar.

Si no hubiera sido porque empecé a viajar hace unos años, no habría iniciado mi camino de autodescubrimiento, ni vencido la parálisis del miedo al rechazo que limitaba mi desarrollo personal.

Ya deberías saber que tus emociones te hablan, y deberías escucharlas.

En este artículo voy a plantearte tres puntos clave relacionados entre sí y a explicarte por qué viajar solo puede ayudarte muchísimo a conocerte y conquistarte a ti mismo, basado en mi propia experiencia:

1. ¿Cómo es tu relación contigo mismo?

Por si no lo sabías, eres la persona más importante de tu vida, así que debes cuidarte.

Cada día te dices a ti mismo muchas cosas, más de las que puedes llegar a imaginar. Todo lo que te dices se queda grabado en tu subconsciente.

Analízate, tus pensamientos pueden ser dañinos para tu autoestima si la mayoría son negativos porque se convierten en actos, los actos en hábitos, y los hábitos en tu rutina.

¿Por qué no empiezas a escribir un diario personal? Es una herramienta tremendamente útil de autoconocimiento. Aunque yo también pensé que era de adolescentes, empecé a escribir y comprobé los beneficios de primera mano:

  1. Puedes procesar momentos de tu vida muy intensos pero difíciles de asimilar.
  2. Te ayuda a identificar y a poner tus pensamientos y emociones en orden.
  3. Estableces una rutina, no hace falta todos los días pero sí dos o tres veces por semana.

Sólo necesitas una libreta que te guste, un bolígrafo y adquirir el hábito.

El día que empecé a escribir un diario, hace ya bastantes años, fue probablemente un punto de inflexión en mi vida.

Lo hice justo antes de ir a estudiar y trabajar a Alemania en solitario, y durante ese año escribía siempre que podía.

Cobré consciencia de los pensamientos que más se repetían en mi cabeza, los ordené y entendí cómo me sentía conmigo mismo.

Me di cuenta de que me estaba autosaboteando, pero sentí una gran sensación de alivio y poco a poco fui cambiando esos pensamientos.

Si viajas solo, aunque sólo sea para pasar un día en la playa, en la montaña o en un parque leyendo o haciendo lo que te guste, estarás alejado del ruido y podrás entrar en contacto con tu mundo interior.

2. ¿Qué hay de tu relación con los demás?

Desde bien pequeños crecemos con la influencia de nuestro entorno y somos comparados continuamente con los demás (hermanos, compañeros de clase, vecinos o personas famosas)

¿Recuerdas el ejemplo del guapo, fuerte o exitoso del principio? El comportamiento basado en la comparación es siempre perjudicial para el más débil y no conduce a nada bueno.

Si quieres saber por qué las comparaciones no deberían afectarte y cómo responder ante ellas, lee este artículo.

Personalmente empecé a escribir también en mi diario cómo me afectaba lo que decían de mí y fue una excelente terapia.

Me di cuenta de que le daba una importancia excesiva a lo que los demás pensaban.

De hecho, también vi que envidiaba a algunas personas.

Cuando viajé solo por estudios al extranjero me enfrenté a la soledad, pero vi que todos los estudiantes estaban en la misma situación que yo o muy parecida, y casi sin enterarme:

  • Dejé de darle tanta importancia a la opinión de los demás.
  • Actuaba a pesar de mi timidez y mi miedo al rechazo, haciéndolos disminuir.
  • Conocí personas maravillosas de muchos países del mundo.
  • Me di cuenta de que me gustaba pasar tiempo solo para hacer lo que yo quería.
  • Entendí que la tristeza o el miedo son emociones necesarias.

Estar solo en un país o lugar desconocido te obliga a verte a ti mismo y a tu miedo en perspectiva, ya que debes interactuar con personas que no conoces.

Se activa tu instinto de supervivencia, y lo demás pasa a un segundo plano.

Empiezas a entender por qué a veces tus emociones son como un caballo desbocado, y en consecuencia aprendes a controlarlas.

Además mejoras tu empatía al conocer a personas de distintas culturas, pero también tu asertividad, expresando tus derechos y opiniones más nítidamente.

Lo cierto es que todos somos diferentes, así que conócete, acéptate y entonces podrás tener una relación sana con los demás.

Las relaciones sociales son el factor más influyente de tu felicidad, no lo olvides.

3. ¿A qué dedicas tu tiempo normalmente?

Cuando hablas con alguien y surge un tema como hacer deporte, leer más o hacer un curso (actividades beneficiosas) acaba saliendo la mágica frase “no tengo tiempo”.

Por lo que parece, estar ocupado es la enfermedad de moda.

Estoy convencido de que esa persona sí tiene tiempo, y mucho, pero prefiere tirarlo a la basura en cosas absolutamente improductivas como Facebook o los videojuegos.

Te mentiría si te dijera que yo no pierdo el tiempo, pero sí es cierto que he aprendido a establecer prioridades y ser consciente de qué ocupa la mayor parte de mi tiempo.

Recuerdo las distintas épocas de mi vida en las que no podía parar de hacer algo en concreto:

  • Jugar a los videojuegos muchísimas horas al día.
  • Hacer deporte, entrenar durísimo todos los días y competir los fines de semana.
  • Salir de fiesta varias veces por semana.

Lo común de las tres etapas era que aquellas actividades me robaban salud: jugaba hasta altas horas de la madrugada, el sobreentrenamiento me provocaba lesiones con frecuencia y bastantes veces sufría resaca después de salir de fiesta (sí, tuve mi época).

Así que, en cada etapa y por voluntad propia decidí: dejar los videojuegos de lado, hacer deporte únicamente como hobby y salir sólo a tomar algo de vez en cuando con amigos.

De hecho, fue empezar a viajar en solitario lo que me hizo entender que gran parte de mi tiempo lo estaba dedicando a cosas que no me llenaban, improductivas y perjudiciales.

De modo que empecé a leer más libros prácticos y a hacer cosas productivas y que me gustaban, como conocer personas sabias o aprender inglés y otros idiomas.

Acéptate y conquista tu vida de una vez

Ya es hora de que te conozcas mejor, ¿no crees? Lo primero que deberías hacer es identificar qué emociones hay detrás de tus actos (o hábitos), ya sea una discusión, quedarte tumbado en el sofá en vez de hacer esa tarea pendiente o trabajar en ese lugar que odias.

Si aprendes a ponerle nombre a lo que sientes tienes mucho ganado, porque el siguiente paso es entender qué quiere decirte y actuar en consecuencia.

Por otro lado también es importante tener empatía y entender lo que quieren los demás. Ábrete a nuevas ideas y personas, porque como sabes tus relaciones sociales juegan un papel fundamental en tu vida.

Pero si quieres tener una sana autoestima y relación con los demás no te compares ni envidies a otros, tú eres único e irrepetible.

¿Por qué no viajas solo al menos una vez en tu vida? En los países de habla hispana todavía no está muy bien visto pero es tremendamente enriquecedor a nivel personal.

Puede ser por ocio, estudios, trabajo o lo que tú quieras.

De hecho, en países como Alemania, Reino Unido, Holanda o Australia es muy común viajar solo al menos durante unos meses al cumplir los 18 para aclarar tus ideas.

Ah, y no me sirve la excusa del dinero, viajar gratis nunca fue tan fácil como hoy 😉

Personalmente me tomé un año sabático para viajar solo por el sureste asiático con 24 años (ojalá lo hubiera hecho antes) y puedo decir sin temor a equivocarme que es la mejor decisión que he tomado en mi vida: me he conocido en profundidad, me acepto más a mí y a mis circunstancias y encontré mi rumbo.

No sólo eso, si no que además he vivido una experiencia alucinante.

Hagas lo que hagas con tu vida, recuerda que estás aquí para ser feliz. ¿No crees que deberías quererte a ti mismo antes de querer a los demás? Puedes contar tu historia en los comentarios.

REGALO

Si decides pasar a la acción, te regalo mis eBooks “10 Recursos para Llevar tu Desarrollo Personal al Máximo en tu Viaje” y “Planea el Viaje de tus Sueños”, con los que descubrirás los recursos definitivos para dar un impulso a tu desarrollo personal y las 3 fases que vives en un gran viaje. Puedes descargarlos gratis aquí.

¿Te ha gustado el artículo? Comparte por las redes sociales usando los botones 🙂