Saltar al contenido

La felicidad se contagia

la felicidad se contagia

El pensamiento positivo y la felicidad se contagian. Ya lo habrás oído. Sin embargo también se contagian la tristeza, la ira, la desesperación, el estrés, la depresión… ¿Qué eliges tener en tu vida? Ya sabes que cambiar depende sólo de ti. Elige sabiamente y vivirás más y mejor.

Hoy te traigo las razones por las que ser feliz mola mucho, pero además también te digo el porqué. Al final te dejo unos cuantos consejos take-away para sonreirle a la vida.

Pensamiento positivo

Te bombardean por la tele, por las redes sociales, tus amigos por el whatsapp… ¡Sé feliz! «Como si fuera tan fácil» pensarás a veces.

Pues SÍ es fácil. De hecho, ser feliz no es un objetivo a conseguir, es una realidad. Es una forma de ver la vida. Es una forma de vivir realmente.

«Piensa en positivo»
«Sé más positivo»
«Fuera esos malos pensamientos y piensa en lo bueno de todo esto»

No son frases en vano.

Puedes ser feliz si te lo propones.

Puedes ser feliz HOY si quieres, cambiando sólo un chip. Y es que además la felicidad se contagia. Por eso es bueno tener pensamientos positivos y verlo todo por el lado enriquecedor. Si tú ves la vida positiva, los que te rodean se sentirán contagiados. ¡Te lo aseguro!

La clave es no dejarte llevar por las emociones tóxicas, ni permanecer mucho tiempo enclaustrado en los problemas. Si ves los «para qué» en vez de los «por qués» todo lo verás de otra manera más positiva. El pensamiento positivo es eso, ver todo de una manera constructiva, de una forma que te ayude a ser mejor y desarrollarte de la manera que quieres.

Yo soy defensora de la felicidad, eso no significa que no lo pase mal, ni que no esté triste ni estresada ni enfadada. Al contrario. Todas esas emociones las vivo y me encanta tenerlas porque aprendo mucho de ellas. La inteligencia emocional no es ser feliz todo el rato, es conocer por qué haces lo que haces y cómo te sientes en cada momento.

La felicidad es buena para el cuerpo

Algo buenísimo que tiene la felicidad es el efecto que produce en el cuerpo a nivel químico. Endorfinas, dopamina, oxitocina… Todas esas sustancias y neurotransmisores son las que producen unos efectos placenteros en el organismo. El ejercicio físico, el acto sexual, algunas comidas, disfrutar de un hobbie, son cosas que proporcionan felicidad.

Ojo, no digo que estemos partiéndonos el culo todos los días a todas horas, pero sí que elijáis estar felices frente a otro tipo de emociones. Porque puedes elegir. Porque es tu vida y tu cuerpo.

Ya te hablé del o malo que es el estrés para el cuerpo… ¡Ahora te digo que intentes verlo todo con pensamiento positivo!

¿En qué basas tu felicidad?

Todo depende de dónde está tu felicidad, quién tiene el control sobre tu felicidad. Existen dos tipos:

-Locus interno: La felicidad depende de ti.
-Locus externo: La felicidad depende de otros.

Dependiendo de dónde ubiques tu felicidad, así tendrás el poder sobre ella. Esto es así.

Si la felicidad depende de ti, perfecto. Tú te lo guisas y tú te lo comes. ¿Qué pasa? Que eres también el responsable de tus momentos no tan felices. Y eso no debería de ser una mala noticia, porque piensa que eres tanto el responsable de tus buenos momentos como de los malos. Aprende sobre ello y actúa en consecuencia.

Si la felicidad no depende de ti, es porque tú haces que no dependa de ti. Si tu felicidad depende de que tu jefe esté contento contigo, de un ascenso, de que tu pareja te diga lo guapa que vas, de que las personas admiren y reconozcan tu valía… Perdona que te lo diga pero no vas por buen camino.

Una cosa es que necesitemos amor, seguridad y reconocimiento y otra muy distinta es que nos lo tienen que dar los demás para ser felices. Ser feliz depende de ti, cariño. Sé feliz tú y harás felices a los demás. Sólo desde ese estado podrás vivir bien y vivir plenamente.

Técnicas take-away:
El coste de la felicidad

take awayVengo a darte unas claves para que te plantées dónde pones tu felicidad. Ten en cuenta que la felicidad se contagia, igual que la tristeza, la depresión, el enfado, etc. Si sabes dónde pones tu felicidad, sabrás exprimirla y sabrás buscarla cuando la necesites. Te recomiendo que explores dónde está tu felicidad y disfrutes de ella, la vivas, la experimentes con tus seres queridos… y nunca la pierdas.

1. Haz cosas que te gusten a ti.

Sé un poco egoísta. Elige una vez al día algo que simplemente te apetezca hacer: ya sea dar un paseo, ver una peli, comprarte ropa, o jugar a un videojuego. Date el gustazo. Es tu vida.

2. Aprende de tus malos ratos

Todos tenemos malos ratos, todos tenemos tristeza y enfado, miedo y estrés. El problema viene cuando eso se enquista. No dejes que ocurra. Aprende de ello y saca el lado positivo, el lado enriquecedor de lo que ha pasado. ¿Qué saco en claro de todo esto? Y aplícalo en tu vida.

3. Nombra 3 cosas que te hayan hecho feliz ese día.

Cuando vayas a dormir, piensa en 3 cosas que te hayan hecho sonreír, que te hayan dado un toque de felicidad. Da igual lo que sea: que te encontraste con un amigo que hacía tiempo que no veías, que te cedieron el paso, que te encontraste de casualidad con un lugar mágico que nunca habías visto… Lo que sea, pero 3 cosas.

4. ¿Qué necesitarías hoy para ser un poco más feliz?

Responde a esta pregunta ahora mismo. Venga, te dejo que te lo pienses un poco…
Si lo que respondes es: más dinero, un coche, una pareja, un trabajo… Estás poniendo la felicidad en manos de otros (locus externo). ¡Mal! Reformula la frase por otra que comience así:
«Para que hoy sea un poco más feliz necesitaría que yo…» Si comienzas así la frase, te aseguro que lo que siga dependerá de ti totalmente (…necesitaría que yo buscara trabajo, que yo me comprara un coche)

5. Sé tú quien dé el primer paso.

Sonríe y te devolverán la sonrisa. Así funciona. No esperes a que los demás sean corteses contigo, no esperes a que todo el mundo te salude y te adore. Ve a la oficina con una sonrisa, saluda al inspector de hacienda con una sonrisa, dale un beso a tu pareja y dile tú primero que le quieres. Te aseguro que todo lo demás vendrá rodado.

Espero haberte ayudado a ser un poco más feliz. Usa estas técnicas para llevar e impleméntalas en tu vida YA.

Cuéntame qué tal te ha ido en los comentarios 😉