que es el coaching

Tú eres el problema y a la vez la solución de todo lo que ocurra en tu vida.

Deja de echar balones fuera, deja de exculparte y buscar excusas en los demás, fuera de ti. Bien sabes que cuando triunfas creces, pero cuando fallas… eso ya es otro cantar, ¿no?

Pues bien, hoy quiero hablarte de los tres pilares del Coaching. Por si aún no lo tienes claro, el Coaching es el método (o el arte) de encontrar y gestionar los cambios necesarios para poder alcanzar tus objetivos, hacer realidad tus sueños o conseguir tus metas.

¿Dónde está la clave? ¿Qué es lo que hace al Coaching distinto a todas las demás cosas que has visto? Que tú eres el responsable de todo el proceso. El Coach te acompaña, se produce un diálogo en el cual tú generas tu plan de acción que te llevará a conseguir tus objetivos.

Y ahora es cuando vuelvo con los pilares del Coaching. En Coaching se trabaja bajo tres máximas: Toma de conciencia, Autocreencia y Responsabilidad.

Toma de conciencia

Se refiere a que tienes que tomar conciencia de lo que ocurre a tu alrededor, de quién eres, de quién quiere ser, de la distancia que separa tu Estado Actual de tu Estado Deseado (o donde quieres llegar). Toda esa toma de conciencia sólo se puede alcanzar mediante las preguntas poderosas que te hará el Coach durante el proceso. Preguntas abiertas y generadoras que te harán pensar y profundizar en tu situación.

Autocreencia

Es la firme determinación de creer en ti, que dentro de ti tienes todo lo necesario para alcanzar lo que te propongas, para poder llevar a cabo tus sueños. Es fundamental que te sientas capaz, que creas en ti y que te quieras comer el mundo. Aquí se trabajarán creencias limitantes que te paralizan a la hora de ir a por tus sueños, emociones bloqueadas o incomprendidas (no las escuchas), etc.

Apúntate y llévate mi guía gratis 
para empezar a
dominar tus emociones

Responsabilidad

Para mí quizá el pilar más importante. TÚ Y SÓLO TÚ eres el responsable de tu vida. Tú eres el responsable de lo que te ocurra, tanto para bien como para mal. Por eso mismo, si decides ir a por tus sueños, ve con todo, ve con tu 100%. No digas “he fallado porque no lo he dado todo”. No. Así jamás conseguirás nada porque siempre habrá una parte de ti que se aferre al pasado, a la zona de confort, al miedo…

¿Qué es lo peor que te puede pasar si fallas?

Esa es la pregunta clave que te hará ser coherente con tu objetivo y poner toda la responsabilidad en tu sueño.

 ¿O prefieres seguir en tu zona de confort?

Mejora tu inteligencia emocional paso a paso
x