Yo misma he tenido mis dudas y problemas en este campo, pero la experiencia me ha enseñado cómo perdonar y por qué perdonar. Ahora lo veo todo con perspectiva y, sinceramente, agradezco a todas las personas que se han cruzado en mi camino y que me han ofendido y sin saberlo me han ayudado en este dilema.

Gracias. Gracias de corazón. Porque no sabéis cómo me habéis hecho crecer.

Como decía en mi artículo Hábitos de las personas con alta inteligencia emocional, “las personas con una inteligencia emocional alta, perdonan y lo hacen de corazón”. Y es que no hay nada más liberador que perdonar (perdonar a los demás, perdonarte a ti y que te perdonen).

Si quieres saber cómo perdonar, al final de este artículo encontrarás mi técnica take-away para aprender a perdonar de corazón. Además, hablaré también de cómo perdonarse a uno mismo.

La gratitud y el perdón

Aunque no lo creas, estos dos conceptos están más relacionados de lo que parece. Yo doy gracias a quien me ha perdonado y le doy las gracias también a quien me ha ofendido.

Al que me ha perdonado por regalarme el perdón y poder cerrar esa herida que tenía abierta.

Y al que me ha ofendido también le doy las gracias, aunque esta segunda parte cueste más, es un paso muy recomendable en el camino del perdón. ¿Cómo vas a dar las gracias ante una ofensa? La clave está en alejarte un poco de la situación y verla en perspectiva.

Imagínate que estás en una película, y lo que te ha hecho esa persona a quien tienes que perdonar fuera parte de un guión. El espectador no se ofendería, vería todo de manera omnisciente. ¿Cuál sería su conclusión? ¿Si tú vieras la escena desde fuera, serías capaz de ver más allá?

Apúntate a mi MiniCurso gratis y empieza a dominar tus emociones

Es posible que el universo haya puesto a esa persona en tu vida es para que te des cuenta que tú también tienes un asunto pendiente, que perdonar te hará crecer o que necesitas extraer un aprendizaje de esa situación. Y quizá ese aprendizaje o ese crecimiento no podría darse en una clase del colegio, sólo te lo podría enseñar la vida. Dime, viéndolo de este modo, ¿no crees que agradecer lo sucedido te servirá para aprender y pasar página?

 

Como perdonar grandes ofensas

Imagina que tu pareja te ha puesto los cuernos, o que tu mejor amigo/a te ha traicionado por dinero, o incluso que en tu oficina se han puesto todos de acuerdo para echarte a la calle. ¿Serías capaz de perdonar?

A lo mejor de primeras aparecería el enfado, estarías muy muy enfadado con el mundo y con todo lo que te rodea. Es posible incluso que pases del enfado a la frustración y de ahí incluso a la tristeza. Esa tristeza que aparece al darte cuenta que “nada era verdad” y que todo era una farsa.

Dime, ¿sabrías perdonar? Es posible que no.

Sin embargo déjame decirte una cosa. Muchas personas creen si perdonan están haciéndole un favor a su enemigo, o a la persona que le ha traicionado. Pero están muy equivocados.

Realmente a quien beneficias cuando perdonas es a ti mismo. Clic para tuitear

Deshacerse del rencor

El rencor es de los peores sentimientos que puedes tener, así que ¿para qué guardarlo más tiempo del debido?

A lo mejor ahora no te das cuenta, pero sentir rencor sólo te está haciendo daño a ti. Piensa por un momento: aquellos niños que se metían contigo en el colegio, o aquella persona que dejó de ser tu amigo/a y te abandonó… ¿Crees que se acuerdan? ¿Crees que no les deja dormir por las noches? No, a esas personas no les importa nada que a ti te molestase aquello. Sin embargo, a ti sí. Tú guardas rencor.

Yo veo al rencor es como un líquido negro, como alquitrán, que se cuela entre nuestras células e impregna todo de un olor a rancio que sólo nos pudre por dentro.

Con esta descripción hasta a ti te están dando ganas de liberarte del rencor, ¿verdad? Pues para saber cómo perdonar antes necesitas haber trabajado tu rencor y aclarar tus sentimientos y emociones.

 

Perdona para ser perdonado

Muchas veces queremos que nos perdonen, pero nosotros somos incapaces de perdonar. Pues déjame decirte que esto es una rueda que gira y gira y en algún momento te llegará a ti.

Es como esperar a que te amen sin que tú ames. No perdona, el juego no funciona así. La vida no funciona así.

Es necesario saber los componentes y los pasos que requieren el perdón, sólo así sabrás valorar cuando alguien te perdona a ti. Si tú no has pasado por todo ese largo camino de rabia, enfado, frustración, odio, rencor, tristeza, decepción… no sabrás lo que cuesta llegar a perdonar a alguien de corazón. Y créeme, es enriquecedor (tanto perdonar tú como que te perdonen a ti).

Te invito a que vivas ambas experiencias.

Te perdono, de corazón

En cuanto te des cuenta del precio que está pagando tu cuerpo por tener ese rencor escondido durante años, en cuanto te des cuenta que no perdonar sólo te hace daño a ti, y en cuanto te des cuenta que aprenderás más de la vida si perdonas que si guardas rencor, sólo entonces podrás perdonar de corazón.

¿Y cómo perdonarte a ti mismo?

¿Qué ocurre cuando la ofensa no nos la ha hecho nadie, sino que somos nosotros los que nos tenemos perdonar?
Pues simplemente hay que hacer lo mismo que si fueras a perdonar a otra persona. Eso sí, necesitas disociarte (es decir, separar tu Yo Acusador de tu Yo Culpable, por así decirlo).

¿Y para qué necesitaría perdonarme? Pues porque muchas veces nos machacamos y somos nuestro peor enemigo. Cuando no nos sentimos a gusto con nuestro cuerpo, cuando nos fustigamos mentalmente por haber rechazado aquella propuesta de trabajo, por no haber elegido bien en la vida… Nos castigamos, nos enfadamos con nosotros mismos.

Y créeme, no hay nada peor que guardarse rencor a uno mismo. Piensa que es energía negativa que estamos dejando en nuestro interior…y ahí puede quedarse incluso años.

Por eso te invito a que te perdones también a ti, por todo aquello que hiciste y por todo lo que has hecho. Porque culparse a uno mismo no sirve de nada.

No busques culpables. Perdónate y busca acciones que te lleven al bienestar. Clic para tuitear

perdonar-640

BONUS. Cómo perdonarme a mi mismo en una carta.

Como sé que necesitas perdonarte (de una u otra forma), te he preparado una técnica para que lo hagas de la mejor manera posible. Sabes que me encanta ayudarte para que crees la vida que mereces. Y perdonarte es un paso fundamental.

Si quieres descargarte la carta (con instrucciones), desbloquea el contenido que te dejo aquí debajo.

Carta de Perdón

Descárgate el BONUS para perdonarte a ti mismo
Totalmente GRATIS


X

Si quieres tener una guía paso a paso de todo lo aprendido en este post, o aún no te ha quedado claro cómo perdonar, te dejo con mi…

Take AwaTaeTécnica Take-away:
Cómo perdonar de corazón

Antes de nada, decirte que estos pasos te van a llevar fuera de tu zona de confort. Pero es necesario que sea así, porque sólo cuando el perdón sea sincero, habrás perdonado de corazón.

1. Valora la ofensa, objetivamente.

Muchas veces exageramos las cosas y pensamos que nos han ofendido cuando realmente ha sido un simple comentario que nadie achacaría a la maldad. Observa desde fuera si la ofensa merece la culpa que estás experimentando.

2.Valora el precio que estás pagando por no perdonar, objetivamente.

Ya sabes que el rencor y la culpa sólo te hacen daño a ti. Sabes además que ese rencor y esa culpa generan emociones y pensamientos rumiantes y enquistados que sólo te provocarán sufrimiento y malestar. Incluso te pueden generar enfermedades porque baja tu sistema inmunológico. Ya ni hablamos del precio “social” que estás pagando por no perdonar. Aún así, analízalo objetivamente.

3. Ponte en el lugar de la persona que has de perdonar.

Como si tú fueras él, como si tú hubieras sido el que ha errado y el que ha traicionado. ¿Te gustaría que te perdonaran?

4. Aprende de la experiencia y perdona de corazón. Cierra tu herida emocional y da por concluido ese episodio de tu vida.

Da por zanjado ese tema, ya forma parte del pasado. Aprende de la experiencia, aprende lo que necesites aprender y olvida la ofensa.  Echa la culpa y el rencor de tu cuerpo de la misma manera que un gato echa bolas de pelo. Deshazte de esos puntos negros que hay dentro de ti.

5. Agradece este aprendizaje que te ha brindado la vida. Pero sobre todo aprende de él y aprende a evitarlo en el futuro

Agradece que la vida te haya puesto esta prueba, que te haya puesto en una situación tan delicada y emocionalmente intensa. Has podido aprender mucho de ti mismo y de los demás, incluso has podido entrenar tu respuesta emocional. Recuerda que sólo así podrás crecer en el camino del desarrollo personal y ser mejor persona.

Sólo puedes perdonar si eres capaz de cerrar la herida emocional que estaba abierta. Clic para tuitear

O quizá no es tu momento

Si con todo lo que te he dicho, no te sale perdonar de corazón, es que no es tu momento. A lo mejor necesitas trabajar más ese rencor o esos sentimientos que tienes y que te impiden perdonar realmente con el alma.

Tranquilo, no pasa nada. Todos tenemos nuestro ritmo. Pero ésta es la forma. Acude a este artículo cuando sea el momento.

Espero que este artículo te haya abierto los ojos acerca de cómo perdonar es bueno para ti y te hayas animado a practicarlo en tu vida. Si quieres puedes contarme qué te ha parecido esta técnica de cómo perdonar de corazón y la carta de cómo perdonarte a ti mismo.

¿Te ha servido?  ¿Te cuesta perdonar a aquellos que te han hecho daño?

Déjamelo en los comentarios. Un abrazo enorme.

Mejora tu inteligencia emocional con mi Minicurso Gratuito
x