sindrome-del-impostor

En todos los aspectos de nuestra vida hay altibajos, el problema viene cuando hay más momentos bajos que altos. Como buena entrenadora emocional que soy, trabajo muchísimo con creencias limitantes y pensamientos distorsionados. También con miedos y con bloqueos… y aquí me tienes hoy, para hablarte del síndrome del impostor que no es más que una mezcla entre todo lo anterior.

Por eso te quiero contar qué es y cómo puedes combatirlo, porque es un verdadero fastidio si te está atormentando día tras día en tu trabajo. ¡Vamos a ello!

¿Qué es el síndrome del impostor?

Normalmente se denomina síndrome del impostor a un pensamiento recurrente en el que la persona no reconoce su propio valor, logros o capacidades. Aunque tiene un abanico muy amplio de intensidad, normalmente se dice que se sufre síndrome del impostor si crees que no mereces los éxitos que has logrado incluso si todos han sido por tu causa.

Detecta si sufres síndrome del impostor. Haz este test y apunta tus respuestas.

  1. Normalmente quitas importancia cuando te halagan tu trabajo.
  2. Piensas, de forma recurrente, que otros harían tu trabajo mil veces mejor que tú.
  3. Muchas veces te quitas el mérito aun cuando tú has sido quien ha hecho todo el trabajo.
  4. Sueles achacar a la suerte o al azar tus éxitos.
  5. Crees o piensas que todo el éxito que tienes ahora no es debido a ti sino a otros elementos ajenos a tu persona.

Si has señalado a todo que SÍ, sufres síndrome del impostor, lo que significa que necesitas trabajar esa creencia limitante o tendrás serios problemas personales y profesionales.

Si sólo has señalado algunos de estos puntos, tienes una distorsión cognitiva que te está haciendo que veas una realidad alterada, distorsionada, irreal. Y sí, también necesitas trabajarlo.

Déjame decirte qué puedes hacer.

¿Por qué es necesario combatir el síndrome del impostor o la baja autoestima y auto-reconocimiento?

Porque está afectando a tu trabajo y a tu estatus laboral.

Porque afecta a tus relaciones sociales y profesionales.

Porque está deteriorando tu marca personal y haciendo que no te creas quien realmente eres.

Si sigues pensando de ese modo, acabarás dejando tu trabajo actual y adoptando un papel de “extra” en tu vida. Y eso no puede ser, tú eres el protagonista.

Tú eres el protagonista de tu vida. ¿Sigues pensando que no? #BajaAutoestima Clic para tuitear

Necesitas creerte que vales, que realmente haces lo que haces (mejor o peor) y que tu trabajo merece reconocimiento.

Todo está en tu mente

Ahora que sabes el factor psicológico de este síndrome del impostor y que todo es una creencia limitante… ¿Cómo puedes evitar sentirte así?

El síndrome del impostor empieza nutriéndose del miedo: el miedo al qué dirán, el miedo al fracaso, el miedo a la incertidumbre… El miedo no es más que la falta de seguridad (seguridad en ti mismo, disponer de más recursos o más formación, etc). Si generas seguridad desaparecerá ese miedo.

Sobre todo las mujeres que trabajan en puestos que comúnmente eran considerados sólo para hombres, sufren este tipo de pensamientos intrusivos: “No valgo”, “Mejor me dedico a otra cosa”, “Aquí nunca me tendrán en cuenta por ser mujer”…

Si eres tú mismo quien se corta las alas, no podrás demostrarte ni a ti ni al mundo lo que realmente sabes hacer. No dejes que el miedo te paralice, que las dudas disuelvan tus sueños. Tú puedes ser quien te propongas ser. Con trabajo y dedicación cualquiera puede vivir de su sueño. ¿Por qué vas a tirar la toalla por el síndrome del impostor?

Con trabajo y dedicación cualquiera puede vivir de su sueño. ¿Por qué vas a tirar la toalla por el síndrome del impostor? Clic para tuitear

Take Away para luchar contra el síndrome del impostorMi técnica Take-away para superar el síndrome del impostor: Vuelve a creer en ti

En mi blog hablo sobre inteligencia emocional y cómo entrenar las emociones para conquistar tu vida. No hablo de manera técnica ni teórica, siempre intento explicar todo de una manera fácil y asequible. Algo que me caracteriza son mis técnicas take away (técnicas para llevar) donde explico, paso a paso, cómo cambiar un aspecto de tu vida que te genera sufrimiento y mejorar así tu inteligencia emocional.

Te dejo con mi técnica take away para volver a recuperar tu autoestima y volver a creer en ti.

1.Piensa cuál fue la última vez que pensaste algo bonito sobre ti.

Es posible que estés tan obsesionado con que tu trabajo no vale (o quizá te lo han dicho tantas veces desde fuera) que te lo has creído. Y si quieres un consejo: “Duda, siempre, de lo que crees o de lo que ves”. Párate a pensar si estás dando por hecho lo que dicen los demás o lo que dice tu propio miedo. No le des veracidad a algo que no la tiene. Básate en los hechos.

2.Haz una lista de 10 virtudes que tienes y que nunca valoras.

Ahora que te he pedido que te bases en los hechos, hazte con un papel y un boli y apunta tus virtudes, talentos y habilidades. ¿Qué te hace especial? Sea lo que sea, quizá sea cocinar a oscuras, ser multitarea o todo lo contrario, sólo tener la atención focalizada en una cosa. Busca tus talentos, no dejes de buscarlos hasta que tengas 10.

3.De cada una de esas virtudes, busca 3 razones o vivencias que refuercen que son realmente virtudes válidas.

Haz memoria, ¿quién te ha dicho alguna vez que haces algo estupendamente? ¿En qué sobresales por encima de la media? Recuerda qué hechos refutan tus talentos y fíjate en cuántas experiencias reúnes. Si te quedas sin ideas pregunta a tu familia, pareja, amigos, compañeros, jefes… Haz una lista de tus grandes logros.

4.Interioriza todos esos éxitos: Todo eso eres tú, y mucho más.

Créetelo. Todos esos logros han sido obra tuya. Una autoestima saludable nos permite ser más conscientes de nuestros éxitos, de nuestra valía y hacernos más dueños de nuestra vida. Tener una autoestima trabajada no sólo nos beneficia a nivel personal y emocional, sino también en nuestro aspecto profesional.

Tú puedes ser el dueño de tu vida. ¡Empieza por creerlo tú!

Sin duda la inteligencia emocional es una habilidad potentísima que necesitamos desarrollar también en nuestro aspecto profesional, y un aspecto fundamental que tenemos que tener en cuenta es la autoestima.

Por eso te invito a que mejores tu autoestima. No dejes que el resto de personas sean los dueños de tu vida.

Vuelve a creer en ti y diseña una #autoestima saludable Clic para tuitear

Sigue viviendo plenamente y diseñando el modo de vida que deseas para ti. Eso es libertad y todo eso lo has logrado tú.

16 Comentarios

  1. Julia Roberts, en «Durmiendo Con El Enemigo» dijo una frase que me apliqué hacia el final del periodo en Berlín. Dijo, refiriéndose a sí misma: «alguien que sabía esperar.» Y es que demasiado a menudo subestimamos la paciencia. De acuerdo contigo, Ana.

  2. Muy buen artículo Ana. Además, el Síndrome del Impostor es uno de los más problemáticos a la hora de poder ganar un sueldo digno. La mayoría de profesionales acaban rebajando sus sueldos y tarifas por estar convencidos de no valer lo mismo que el resto de profesionales.
    Esto ocurre en artistas y personas creativas que valoran sus obras en función de los materiales que emplean y las horas que tardan en realizar su trabajo. No le dan el valor artístico a sus creaciones. Si Picasso o Dalí hubieran valorado el precio de sus obras por los materiales empleados, éstas no valdrían más de 100 o 200 euros.

  3. No sabía poner nombre a mi problema, más allá de depresión. No sé cómo he llegado ahí, supongo q a base de repetirme lo mala q soy. Tengo el síndrome del impostor 200% el problema es luchar contra uno mismo. Gracias por este artículo.

  4. Hola Luis.

    Los trastornos que has puesto no son nada desdeñables, así que te aconsejo ir a un profesional de la salud y que te haga un análisis exhaustivo.

    Un abrazo

  5. Estoy muy seguro que me pasa, pero ando buscando ayuda desesperada, no se si prestarle atencion a este articulo porque ahora noestoy seguro de un dianostico «sindrome bipolar» o «depresion aguda»…

  6. Hola Ana, muchas gracias por este post! Es muy bueno. Es síndrome del impostor nos afecta en algún momento a todos.

    A veces también porque nos enseñan desde pequeños a que no podemos ser orgullosos de nosotros mismos y que debemos ser humildes siempre. Así nos olvidamos también de celebrar nuestros éxitos. Y cuando alguien nos felicita por un logro, lo minimizamos.

    Mucha suerte,
    Marie.

  7. Claro, hay que tomárselo desde una perspectiva potenciadora, si no, mal vamos 🙂

    Cuéntame qué tal te va pensando «puedo mejorar mucho». ¡Motivación a tope!

  8. ¡Hola, Ana! Gracias por el post, últimamente me está pasando algo parecido a lo que comentas y es una sensación bastante desagradable. En mi caso, trato de tomármelo como un aviso de que todavía puedo mejorar mucho, y verlo así me motiva a ello.

  9. Hola Cristina

    En efecto, somos nuestro peor enemigo si nos lo proponemos, por eso el primer paso es conocer que esto existe y combatirlo.

    Gracias por tu comentario y estoy segura que ayuda muchísimo el reconocer que muchos de nosotros hemos pasado por ello (yo incluida). De esta manera nos sentimos más comprendidos y salimos de nuestra zona de confort (que muchas veces es irreal).

    ¡Un abrazo y gracias por pasarte!

  10. Hola Ana, me gusta que hayas abordado esta temática.
    Últimamente se habla mucho del síndrome del impostor. Yo lo descubrí hace unos meses y me quedé bastante sorprendida y aliviada al mismo tiempo.
    Resulta que no es un oscuro secreto que tengo que ocultar, se trata de algo muy común. Yo es algo que vivía de vez en cuando, cuando tenía algún bajón anímico, casi siempre causado por el cansancio y el estrés.
    Me dejaba bastante descolocada, me volvía ineficaz en mi trabajo, porque esa creencia de que eres un fraude, te quita las ganas de tener éxito, directamente. Así no hay avance posible.
    He leído testimonios de grandes profesionales que confiesan haberlo sufrido con intensidad.
    ¡Madre mía! ¿Como nos hacemos tanto daño? Somos los mejores para ponernos palos en las ruedas, no necesitamos a nadie para ello.
    Por eso, es tan necesario el autoconocimiento, el entrenamiento en las emociones y aprender a ver por encima de esos patrones autodestructivos.
    Muchas gracias por tus aportaciones, Ana.
    Un abrazo.

  11. Qué bueno, siempre había creído que soy fuerte y que tengo la autoestima alta. Es más, no suelo recibir malas críticas en el trabajo. Se podría decir que he tenido una vida movidita (un tanto difícil) y mis amigos y familia siempre me han elogiado por como he ido superando obstáculos. Por lo tanto ellos no minan mi autoestima.

    Pero al leer tu post y hacer el test he contestado que si a todo. Creo que soy mi propia enemiga jajaja.

    Me guardo el post para tenerlo a mano y revisarlo cada cierto tiempo.

    Gracias Ana

  12. ¡Gracias!
    Creo que todos lo sufrimos un poco, sólo hay que detectarlo y ponerse manos a la obra para erradicarlo. ¡No nos ayuda nada!

    Un abrazo Marta.

  13. Qué bueno!! Voy a enviar ahora mismo este post a varios clientes que tengo que sufren este síndrome de forma crónica y yo no sabía explicárselo bien. Un abrazo! 🙂

  14. Gracias Arezky, estoy segura de que abrirá la mente a toda persona que haga el test. ¡Quizá descubran que no están creyendo en sí mismos! Y esa es mi labor divulgativa de la inteligencia emocional.

    Un abrazo y a poner en práctica la técnica take away 😉

  15. Hola Ana!,
    muchas gracias por este excelente artículo sobre esta situación que es el «síndrome del impostor».

    Yo creo que es más frecuente de lo que pensamos y muchas personas, y me incluyo, al menos una vez en la vida hemos estado ahí, y lo que es peor, no nos damos cuenta.

    Me gustó la encuesta. Siempre es útil tener un método que te arroje luz sobre la posibilidad de estar atrapado en el síndrome y también me llevo tu técnica take-away para salir del laberinto! 🙂

Dejar respuesta

Por favor, déjame tu comentario
Por favor, escribe tu nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.