Mindset de Escasez VS Abundancia: Conoce las Creencias Limitantes acerca del Dinero

La relación con el dinero es uno de los asuntos más determinantes de nuestra vida. La gran mayoría de los aspectos que integran la cotidianidad están condicionados el hecho de que tengamos dinero, o que nos falte. El alquiler, la compra de una casa, la movilidad, la alimentación, los servicios, los gustos… todo implica la necesidad de contar con un respaldo económico. Pero la realidad es que no todos tenemos una buena relación con la riqueza. Desarrollar pensamientos de abundancia no siempre resulta fácil, cuando tenemos creencias instauradas que nos limitan en el sentido contrario.

Sobre el dinero son muchísimas las creencias que pueden tejerse y que de una manera u otra terminan determinando tu realidad. Decía Voltaire, «No pienses que el dinero lo hace todo o acabarás haciéndolo todo por dinero.» Decía también Mark Twain, «La falta de dinero es la raíz de todo mal».

Como ves, se trata de posiciones antagónicas con respecto a una misma cosa. Y es en efecto lo que ocurre cuando tenemos pensamientos de abundancia o de escasez. Nuestras creencias son el prisma con el que vemos la realidad y si tu mindset está configurado para negativizar el dinero, muy seguramente tengas problemas con él a lo largo de toda tu vida.

Pero existe una vía hacia la conciencia en este sentido, de forma que puedas entrenar nuevas creencias y pensamientos de abundancia que te conecten con el dinero el positivo. Acompáñame a profundizar en este tema.

Diferencias entre la mentalidad de escasez y los pensamientos de abundancia

Los pensamientos de abundancia a veces vienen dados en nosotros de forma natural, por lo que hemos visto, escuchado y lo que nosotros mismos sentimos. Pero los pensamientos de escasez tienen el mismo origen.

Detente un instante a pensar en lo siguiente:

¿Cómo te sientes en relación al dinero?

¿Crees que fluye hacia ti de manera sencilla y abundante?

¿O más bien sientes que estás en una carrera, siempre persiguiéndolo, y sin nunca poder llegar a la meta que tienes?

Una de las reflexiones más valiosas al respecto la encontramos en el libro Padre Rico, Padre Pobre, de Robert Kiyosaki. Seguro que habrás escuchado hablar de este bestseller, y hoy quiero traerlo a colación para que juntos aprendamos cómo distinguir una mentalidad y pensamientos de abundancia, a un mindset de escasez.

En el libro, Kiyosaki cuenta la historia de cómo internalizó su mentalidad acerca del dinero, a través de las enseñanzas de sus padres. El Padre Pobre pensaba que lo más importante en la vida era conseguir un título que nos habilitara para después conseguir un empleo justo. Con la remuneración que recibiéramos podríamos llevar una vida tranquila. La visión de este padre era que el dinero es sucio y trae complicaciones.

Por su parte, el Padre Rico no terminó estudios formales, pero era autodidacta, curioso y aprendía constantemente de las personas y las cosas que le rodeaban. Su creencia dominante era que el dinero es un elemento más en la vida, que puede hacerse trabajar en función de tu bienestar.

Al final del camino, los resultados fueron los esperados. El Padre Pobre tuvo una vida marcada por la estrechez y las necesidades económicas. En cambio, el Padre Rico se convirtió el en hombre más rico de su zona y vivió con abundancia y comodidad.

En definitiva, la historia deja como enseñanza que la forma en la que te relaciones con el dinero solo es determinada por tu propio mindset. Por la forma en la que construyes día a día creencias y pensamientos de abundancia o de escasez.

¿Qué es lo que te condiciona a tener una mentalidad u otra?

Bien, los pensamientos de abundancia o escasez no aparecen en nuestra configuración mental de un día para el otro. Muchas de las creencias que tenemos en relación al dinero, las arrastramos o las hemos heredado de nuestros padres. De esas primeras etapas de la infancia en la que se afianza nuestra manera de ver la vida.

Piensa por un instante en tu propia infancia:

¿Qué fue lo que escuchaste o viste en casa en relación al dinero?

¿Cómo se comportaban tus padres en torno a él?

¿Tu propio núcleo o alguien en tu familia se fue a la ruina?

¿O hubo alguien que emprendiese un negocio y fracasara?

Todas esas vivencias y creencias quedan profundamente grabadas en nuestra mente, al punto de que van construyendo nuestro propio mindset ante la vida. Ahora bien, es fundamental que hagamos hincapié en esto: todas las ideas que puedan tener tus familiares sobre el dinero, están condicionadas por sus propias experiencias, no por las tuyas.

En este sentido, lo primero que debes hacer para desarrollar pensamientos de abundancia es combatir esas creencias limitantes que has heredado y fortalecido a lo largo de los años. El dinero no es más que un medio para conseguir un fin. Pero sin ese medio, el fin, la meta que te hayas propuesto, resultará muy difícil, e incluso inalcanzable.

Si ves el dinero de forma negativa, te será mucho más difícil conseguirlo. Y más difícil aún salir de esa carrera en la que siempre pones un extra de esfuerzo por una meta económica que parece alejarse cada vez más.

Lo primero que debes comprender en este sentido y que te ayudará en la construcción de creencias y pensamientos de abundancia, es que los tiempos cambiaron. En la sociedad moderna, en la que el Internet y el teletrabajo domina las operaciones de muchos rubros, se han creado miles de nuevas formas de hacer dinero, completamente diferentes a las que existían hace tan solo veinte años atrás

En la época de nuestros padres y abuelos la única normalidad para la gran mayoría de las personas era estudiar una profesión o aprender un oficio y salir a trabajar por un salario. Hoy hay miles de nuevas formas de producir dinero: Apps móviles, infoproductos, servicios freelance, ingresos pasivos, inversiones…

Darte cuenta de esto implica no ignorar la realidad del mundo en el que estamos viviendo y que te puede ofrecer muchas oportunidades. Así que bien vale la pena que te cuestiones si realmente vale la pena que sigas guiando tu vida por esta mentalidad tradicionalista, que en definitiva resulta limitante.

Las creencias limitantes más comunes sobre el dinero y como combatirlas

Antes de pensar en desarrollar nuevas creencias y pensamientos de abundancia, lo más importante es que nos demos cuenta de cuáles son esas creencias limitantes que le están poniendo un techo a nuestro crecimiento.

Una creencia es un sistema de ideas y pensamientos que guían nuestra manera de actuar, de comportarnos y la forma en la que interpretamos la vida. Se trata del esquema o el filtro con el que vemos la realidad, el prisma individual que tiñe todo de un color o de otro. Asuntos comunes como «todos los hombres son malos», o «tengo mala suerte en el amor», son creencias que has arraigado en tu propio interior y que sin duda no te dejarán ver la vida de ningún otro color que no sea ese.

Ahora bien, focalizando en las creencias limitantes en relación al dinero, lo primero que debes hacer es reflexionar sobre qué tipo de pensamientos han guiado tu vida en relación con el aspecto económico, con la riqueza, con la manera de ganar el dinero.

Hay algunas creencias en relación a esto que están muy generalizadas y que miles de personas sienten y viven como propias. Veamos a continuación las más comunes, y te invito a que reflexiones sobre si te sientes identificado con una o varias de ellas.

  • Todas las personas que tienen dinero lo han ganado engañando a los demás o de malas maneras: Esta es una creencia afianzada en muchas personas, que ven al dinero como algo turbio y a las personas que lo tienen en abundancia como incorrectas. Y aunque hayan casos en los que sea así, no es en absoluto una realidad universal. Hay también muchas personas que ganan grandes cantidades de dinero gracias a su trabajo y visión.
  • No sé venderme: Otra de las creencias limitantes en torno al dinero que puede resultar muy perjudicial. Si eres un emprendedor, un profesional autónomo o un freelancer y tienes la creencia de que no sabes venderte, sin duda estarás poniendo un límite a tu crecimiento.
  • El trabajo cuesta trabajo: Una creencia típica de la generación de nuestros abuelos. Básicamente se sustenta en que ganar dinero lleva implícito un gran esfuerzo, un desgaste. Y no tiene por qué ser así, muchos menos en la modernidad.
  • No está bien ganar dinero sin esfuerzo: Esta es una de las creencias limitantes más peligrosas. Se sustenta en que todo aquello por lo que ganemos dinero sin mayor esfuerzo, o incluso disfrutando de la actividad, es visto como negativo. Esta mentalidad está anclada, especialmente en las culturas hispanohablantes, con un concepto de mártir o de que el sacrificio es bien visto.
  • El dinero no da la felicidad: Otra premisa fundamental dentro de los pensamientos limitantes. Una persona que crea esto debe interpretarlo bien, pues el concepto de felicidad es diferente para cada ser humano. En efecto, se puede ser feliz sin necesidad de tener mucho dinero, según cuál sea tu concepto personal. Pero sin duda que poseer recursos materiales implica la posibilidad de ganar experiencias, libertades, tiempos y placeres que para muchas personas son muy bien valorados.

Todas estas creencias sobre el dinero te ponen un freno en tus posibilidades de crecimiento. Una vez que tengas definidas cuáles son tus ideas negativas en relación a la riqueza, podrás ir de a poco construyendo pensamientos de abundancia que ayuden a transformar tu realidad.

En definitiva, cuando tomas conciencia de que es tu interpretación la que te genera distorsiones en la relación con el dinero, te será mucho más fácil cambiar el prisma con el que ves la vida.

¿Cómo construir una mentalidad y pensamientos de abundancia?

La construcción de pensamientos de abundancia y un nuevo mindset en positivo en relación al dinero es un proceso que se construye día a día y que parte de la conciencia en torno a tus creencias limitantes. Una buena técnica en este sentido es poner en palabras cómo defines tu relación con el dinero y cómo su presencia o ausencia te hace sentir. Coloca en una hoja en blanco la siguiente afirmación:

Yo creo que para mi el dinero es…

Luego llénala con todas las cosas, palabras, frases o ideas que lleguen a tu mente. Este ejercicio te servirá para diagnosticar y focalizar cuáles son esas creencias que limitan tu estabilidad y crecimiento económico.

El siguiente paso que te recomiendo para que desarrolles pensamientos de abundancia es aplicar el método de Byron Katie. Se trata de un método que se dispone a ir a lo profundo, a las bases estructurales de tus creencias, para reforzarlas o desmontarlas según cómo te impacten y cómo aporten a tu vida.

Las preguntas del método son las siguientes:

  1. ¿Es eso verdad?
  2. ¿Tengo la certeza absoluta de que eso es verdad?
  3. ¿Cómo reacciono cuando tengo ese pensamiento?
  4. ¿Quién sería sin ese pensamiento?

Aplicadas, por ejemplo, a la creencia de que el dinero no da la felicidad, nos quedaría una formulación como ésta:

  1. ¿Es verdad que el dinero no da la felicidad?
  2. ¿Tengo certeza absoluta de ello?
  3. ¿Cómo reacciono al pensar en esto? ¿Qué sensaciones y emociones se ponen en juego en mi interior?
  4. ¿Quién sería si no tuviera esta creencia? ¿Mi actitud o mi manera de actuar serían diferentes?

Una vez que respondas estas preguntas, podrás visibilizar cuán potente es el efecto de las creencias con las que te manejas en el día a día. Entonces podrás trabajar en el siguiente ejercicio: Invertir la creencia. Darle una vuelta de 180 grados a este pensamiento. Para ello, imagina tres situaciones concretas en las que en efecto, el dinero si te de la felicidad.

Quizás la posibilidad de hacer un crucero o un viaje con tu pareja por el destino de sus sueños, o contratar una asistente virtual que te permita delegar tareas de tu negocio y tener más tiempo para ti. O quizás ir a ese intercambio de idiomas de tres meses que siempre quisiste hacer en tu juventud. Pensar en estas circunstancias te hará darte cuenta de que el dinero te puede dar otro tipo de recompensas en tiempo, placeres o libertad, que pueden sumar mucho a tu calidad de vida.

Y para despedirme, te dejo esta reflexión: ¿Sientes que eres merecedor del éxito que sueñas? ¿Qué has escuchado desde tu infancia sobre el dinero, y de que forma te ha afectado hasta tu presente?

La clave para desarrollar pensamientos de abundancia y lograr un mindset enfocado al éxito, es simplemente decidirlo. Te invito a que empecemos a trabajar en ello desde ahora mismo, sumándote a mi curso gratuito: Los secretos para equilibrar tu vida personal y profesional. ¡Te espero!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba
Descarga la guía Gratis

Rueda de la Vida

Descubre este sencillo ejercicio para empiezar a vivir plenamente