¿Te suena lo de tropezar varias veces con la misma pierda? Más todavía cuando no vemos la piedra porque la tenemos dentro de nosotros mismos. Hablo de cuando esos bloqueos internos, mentales…

Sí, tenemos enemigos internos que nos limitan y nos lastran en el camino de conseguir lo que queremos. Conocerlos y combatirlos es lo que te hará llegar al éxito que tanto ansías, tanto personal como profesionalmente.

Te los presento y puede que te veas representado en alguno o en varios de ellos. Al final te digo qué hacer para combatirlos (porque esto no nos lo enseñaron en la escuela).

Los 4 enemigos internos que bloquean tu éxito

Te traigo 4 de ellos, no porque sólo existan estos, es porque para mí son los más importantes y limitantes. Estos enemigos internos, estos esquemas mentales hacen que veas la vida por un prisma equivocado, con un enfoque totalmente limitante. Vamos a ver cada uno de ellos.

Esfuerzo Constante

“El trabajo cuesta trabajo”

“No importa que estés cansado, no importa que no puedas más. Sigue esforzándote. Si algo no te sale ben, simplemente esfuérzate más. Todo se consigue con esfuerzo…porque el trabajo tiene que costar trabajo, si no, no sirve”.

No te creas lo anterior. El truco no está en esforzarse más o en que “cueste”. Muchas veces, vale más maña que fuerza. ¿Has probado a cambiar de estrategia? ¿Has probado a descansar y “afiliar el hacha”?

No intentes esforzarte más, intenta trabajar con cabeza, con estrategia. Insistir y forzar es cabezonería y te conducirá a la frustración. Además, cuanto más sufras haciendo lo que haces menos te gustará tu trabajo y en cuanto te des cuenta te habrás convertido en tu enemigo Nº1.

Prueba a tener una planificación, una estrategia definida y, cada vez que te veas inmerso en una tarea que no consigues resolver, pregúntate si eso te está llevando a tu meta. La mayoría de las veces nos obsesionamos con una tarea sin ver el “para qué”. Trabaja con cabeza.

Perfeccionismo Obsesivo

“Ser perfecto es una virtud”

“Hazlo todo perfecto, así no tendrán queja. No está lo suficientemente bien, sigue trabajando en ello. Esto es una chapuza, no lo puedo entregar así”

El perfeccionismo es de las peores trampas mentales. Ya lo digo en mi ebook...

Se suele decir que “lo mejor es enemigo de lo bueno”. Y es que si no valoras lo que tienes ya y estás continuamente viviendo en el futuro, vivirás en la ansieda. No dejes que la búsqueda constante por lo perfecto te ciegue de lo que tienes entre manos.

Yo soy mucho más patidaria del “mínimo viable”, de la metodología Lean Startup. Según esta forma de hacer las cosas, es mejor empezar por lanzar las ideas que sean mínimas viables (MVP, producto mínimo viable). No esperes a que esté perfecto para sacarlo a la luz…quizá sea demasiado tarde.

Facebook, Google, Amazon… las grandes empresas no se lanzaron al mercado tal y como están ahora. Han ido creciendo y evolucionando según las necesidades del mercado. Haz lo mismo tú, haz que tus proyectos se enfoquen al mínimo viable.

Cambia tu pensamiento por el de hacer mejoras continuas. Recuerda: mejor hecho que perfecto.

Acepta Cualquier Propuesta

“Di a todo que sí”

“Las necesidades de los demás son importantes. Importa demasiado lo que opinen los demás. No niegues ningún trabajo, haz todo lo que te pidan”

Esta trampa mental es la más difícil de detectar, pero la más gratificante cuando la consigues superar. Y es que corremos un peligro mortal si decimos a todo que sí. El problema es que perdemos de vista nuestras propias necesidades y prioridades.

Es cierto que al principio del negocio necesitas hacer una cartera de clientes y tener cierto portfolio, pero mantener esta forma de trabajar en el tiempo acabará pasándote factura emocional.

Aceptar todo lo que nos proponen, aceptar todos los trabajos o aceptar a todos los clientes hace que fácilmente nos convirtamos en esclavos de ellos. Dejas de tener el control sobre tu negocio y tus decisiones. Ser selectivo, saber decir NO y tener en cuenta tus propias necesidades y emociones es la mejor decisión que podrás hacer.

Mi consejo es que tengas siempre un ojo puesto en tus niveles de energía. Hay personas que drenan esa energía pero, sobre todo te quita energía hacer cosas que no te apasionan y con las que estás totalmente en contra. Cuidado con trabajar con personas que no compartan tus valores o, sencillamente, una persona con la que chocas. Recuerda que no todo el dinero vale, es mejor dinero feliz.

Síndrome del Superhéroe

“No demuestres debilidad, no pidas ayuda. Eso es de débiles”

“Los hombres no lloran. Pedir ayuda es de débiles. Nunca muestre vulnerabilidad o te atacarán. Mantente firme delante de tu equipo, eres una roca… no te desplomes”

Nos han enseñado a no mostrar nuestras emociones, a ser asépticos y separar el trabajo de la parte más humana. Y no podíamos estar más equivocados.

Los emprendedores ante todo somos personas y por tanto tenemos nuestra parte personal y profesional unida. ¡Es algo que no podemos ignorar!

Nadie quiere contratar a un robot. Conectamos de corazón a corazón y conectamos con personas. La decisión de compra se toma en mayor medida gracias a las emociones y a la conexión que generas en el cliente. Mostrarte vulnerable o enseñar que “también eres humano” te acerca a tu audiencia, a tu potencial cliente.

Muestra tus emociones, no pasa nada por abrirte de vez en cuando. Y cuando se trata de trabajar en equipo, esto es aun más importante. Nos gusta ayudar a los demás y poder dejar que nos ayuden es un gran paso que te traerá bellísimas consecuencias.

Olvídate del marketing antiguo donde había que ser un tiburón de los negocios. Ahora conectamos más a nivel emocional y personal. Abre tu corazón y pon entusiasmo en lo que haces. Y sí, de vez en cuando no pasa nada por mostrar la otra cara de la moneda.

Combate estas creencias y esquemas limitantes

Estos enemigos internos se han construido a lo largo del tiempo, pero no son inmortales. Todo, sobre todo la mente, puede cambiar. Sólo necesitas saber el “cómo”.

Te hablo del mindset. Romper tu techo de cristal. Reprogramar tu mente para que te lleve a otro nivel de conciencia, que te saque de tus problemas y te enfoque en soluciones.

Re-programa tu Mindset para convertirte en un emprendedor de éxito

¿Quieres hacerlo conmigo? Pide tu sesión de descubrimiento conmigo y rellena el formulario de contexto. En la sesión te daré la hoja de ruta adecuada a tu caso y te contaré cómo podemos trabajar juntos para conseguir tu mejor versión y tu mindset renovado.

Si te detectas en estos pensamientos y necesitas ayuda para cambiar este mindset, estás de suerte. Yo soy psicóloga para emprendedores y me encantará darte luz sobre estos problemas. Juntos podremos forjar una nueva estructura mental, eliminando los viejos patrones obsoletos y que te hacen sufrir, cambiándolos por construcciones mentales sólidas que te ayuden a alcanzar tus objetivos.

RECUERDA: Necesito que rellenes la información que te pido para poder garantizarte una sesión. Necesito conocer tu situación antes de vernos. Rellena el pequeño cuestionario para poder tener una sesión.

¡Nos vemos pronto!

Foto de GEORGE DESIPRIS en Pexels

Dejar respuesta

Por favor, déjame tu comentario
Por favor, escribe tu nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.