Saltar al contenido

Nunca es demasiado tarde para reinventarse

Nunca es demasiado tarde para reinventarse

Antes de empezar, quiero agradecer a Ana dos cosas: la primera, su ayuda cuando yo empecé mi proceso de reinvención, y la segunda, que me permita compartir mis reflexiones y aprendizajes en su blog. Dicho esto…

Déjame que te haga una pregunta. ¿Estás pensando que te gustaría reinventarte y crees que a tu edad es demasiado tarde?

¡Yupiiii, estoy de vacaciones!

¡Por fin estás en tus merecidas vacaciones! Las necesitabas, ya no podías más.

Este año, más que nunca, necesitabas desconectar de tu trabajo.

Te voy a decir algo que probablemente no te va a gustar. Quizá consigas desconectar durante unos días, más si estás en ese punto en el que sientes que tu trabajo no te aporta, crees que ese no es tu lugar, entonces, esta desconexión ansiada durará más bien poco.

No soy adivina, ni por supuesto tengo una bola de cristal, pero sé por propia experiencia que cuando la semilla del cambio está ahí, es imposible frenarla.

Dime, ¿por más que intentes desconectar, te asalta la ansiedad? ¿Piensas en que las vacaciones se acabarán pronto y tendrás que volver a tu horrible trabajo? Antes te medio gustaba, ya hace tiempo que no es así.

¿Te preguntas si podrás aguantar mucho más esta situación? Sin embargo, no te atreves a dar dejar tu trabajo porque crees que ya es demasiado tarde para empezar de nuevo. Además, tú no dominas la tecnología y emprender es muy costoso y arriesgado. Tú tienes responsabilidades y si ahora dejas tu trabajo, ¿cómo podrás hacer frente a todo lo que tienes que afrontar?

¿Tienes dudas acerca de si es demasiado tarde para reinventarse?

Puedes no creerme, pero te aseguro que es el momento perfecto.

Que te hagas esta pregunta, una y otra vez, es, solo una excusa para contrarrestar el miedo que te da emprender y un síntoma de que estás preparado.

Sí, aunque estés muerto de miedo, lo estás.

¿Te suena esto?

Hay una idea que aparece una y otra vez en tu cabeza, es ese sueño que hace años tenías y que hace un tiempo ha reaparecido. Fantaseas con poder trabajar y vivir de aquello que te apasiona y ser como uno de esos emprendedores de éxito sigues a través de las redes sociales. ¿Me equivoco?

No es oro todo lo que reluce, pero sin duda cada vez hay más personas que conseguimos poder trabajar y vivir de nuestra pasión.

El baile del quiero, pero no me atrevo

Si estás atrapado en el baile del quiero, pero no me atrevo, ¡bienvenido al club! ¿Qué por qué te digo eso? Porque nos ha pasado a la mayoría de los emprendedores.

Yo personalmente estuve varios años atrapada en esa tesitura. Yo, era lo que en coaching estratégico llamamos un avestruz; una persona optimista, pero con muy poca acción a causa del miedo.

Procrastinar, aunque por aquel entonces no sabía qué era, era mi verbo favorito, y estaba continuamente diciéndome a mí misma: “ya lo haré”, “lo haré cuando pase esto…”, “lo haré después de…” “Lo haré el mes que viene…”. Y así iba pasando el tiempo y yo aguantando una situación que me hacía sentir muy mal conmigo misma y en guerra con el mundo.

Reinventarse implica transformación, pasar a la acción y adoptar una actitud de guerrera, que no se amilana ante nada.

Reinventarse implica transformación, pasar a la acción y adoptar una actitud de guerrera Clic para tuitear

Todos tenemos un límite y yo llegué al mío. Un día harta de tanto sufrir, me dije a mi misma, “¡Vasta Margarita, deja de conformarte y engañarte! ¿Quieres seguir así o estás dispuesta a hacer algo? Estaba muerta de miedo, pero sabía que, no hacer nada, no nos deja donde estamos, nos lleva a una peor situación. Me armé de valor y ¡tomé la decisión de responsabilizarme de mi vida!

Recuerdo que para autoconvencerme me repetía una y otra “si otros lo han conseguido, yo también lo puedo conseguir” y así es cómo empecé a buscar soluciones y encontré las primeras respuestas.

Y tú, ¿estás en plena crisis existencial?

Si te has dado cuenta de que la vida que llevas no es la que quieres, necesitas pasar a la acción. No sé cuánto tiempo necesitarás hasta que te atrevas, pero sé con seguridad que en algún momento lo harás.

Nuestra mente, como me dijo Ana en su momento, es incapaz de dejar las preguntas sin contestar, y tú, aunque sea inconscientemente, ya le has lanzado a la tuya la pregunta del millón ¿Cómo puedo dejar mi trabajo sin sentir que estoy arriesgando mi futuro, y poniendo en riesgo mi vida y la de mi familia, si la tienes?

El título de este artículo, si lo recuerdas, tiene que ver con la edad. ¿Es demasiado tarde para emprender? La respuesta sin duda es que no.

¿Es demasiado tarde para emprender? La respuesta sin duda es que no. Clic para tuitear

La edad, no es un freno para el éxito, al contrario, puede ser el secreto.

Cuando tomé la decisión dar un giro a mí vida, pasaba de los 45 años, pero eso en ningún momento me detuvo, me dije que para la profesión que elegía, incluso podía ser una ventaja. Soy coach, y mi experiencia vital y profesional, la he convertido en algo que suma y aporta valor a las personas a las que acompaño.

Probablemente a ti todavía te falten muchos para llegar a los 45, si es así mucho mejor, más que nada porque desde que decidí reinventarme me he preguntado más de una vez por qué no lo habría hecho antes.

Un estudio de Global Entrepreneurship Monitor sobre Emprendimiento, asegura que a medida que cumplimos años, tenemos más ganas de empezar nuevos proyectos. El 18% de los emprendedores está entre los 30 y los 49 años y solo un 11% está entre los 18 y los 29 años. ¿Te das cuenta? ¡Estás en la edad perfecta para emprender!

También señala que nuestro principal freno a la hora de emprender es el miedo al fracaso y desconfiar de nuestros conocimientos, yo además quiero añadir el miedo al qué dirán acerca de nosotros; no queremos decepcionar, ni ser juzgados ni que nos digan, ya te lo dije.

Si de verdad sientes el pulso del emprendimiento, si estás dispuesto a hacer todo lo que sea necesario para convertir en realidad eso que hoy solo es un sueño, lo vas a conseguir. La clave de un emprendimiento exitoso está en la frase anterior, estar dispuesto a hacer todo lo necesario para convertirte en la persona capaz de hacer lo que tú sueñas hacer.

En las noticias de ayer hablaban de emprendedores senior, por lo visto hay una beca para emprendedores de más de 60 años, pero no es eso lo que te quería contar. Me ha gustó una frase de un señor de más de 60 años que dijo: “para emprender se necesita un sueño y un propósito”

Para emprender se necesita un sueño y un propósito, aunque no quiere decir que sea rápido o fácil Clic para tuitear

Comparto esta idea, para emprender se necesita un sueño: ese estilo de vida que quieres y que vas a conseguir con tu trabajo (un qué quieres) y un propósito, un por qué lo quieres. Si puedes responder con absoluta claridad estas dos preguntas, vas a encontrar cómo hacerlo.

Cuando nos plantemos reinventarnos y emprender, demasiadas veces pasamos de puntillas ante estas preguntas y nos entretenemos mucho en cómo lo voy a hacer. Yo la primera. He descubierto que es un error, por eso lo comparto.

Emprender con éxito es posible, aunque no quiere decir sea rápido y fácil; o sí.

Lo que, si no sabes, deberías saber

Emprender no es crear una web ofreciendo tus servicios y publicar en las redes sociales. Emprender lleva intrínseco un proceso de crecimiento personal, cada paso a dar nos pone delante de nuestros miedos, hace que nos cuestionemos, nos obliga a tomar muchas decisiones, a tener que convivir con la incertidumbre.

Nos pone frente al espejo, sin poder desviar la mirada hacia otro lado, hasta que conectemos de verdad con nuestra esencia.

Este trabajo interior, nos da claridad cerca de quién somos, de que queremos y qué podemos ofrecer para aportar valor. Muchas veces es muy incómodo, más es el único que nos permite conectar con nuestra esencia.

Solo desde la autenticidad, cuando ya nos hemos aceptado y perdonado, somos capaces de conectar con las personas a las que pretendemos servir.

Cómo llegar técnicamente a esas personas, “los cómo” a los que me refería antes, hay que abordarlos después de los qué y los para qué. Internet está lleno de cursos que te explican cómo, y el momento perfecto para acceder a esta información es cuando tienes claridad.

Si quieres reinventarte, dejar tu trabajo y emprender un proyecto sólido, te recomiendo que inicies este camino antes de dejar tu trabajo.

Aprende a confiar en ti, da forma tu idea, traza un plan para aterrizarla y luego pasa a la acción.

Puedes elegir, transitar este proceso de creación de un proyecto que te permita dejar tu trabajo, solo o acompañado de un coach o mentor. Si eliges la segunda opción, te sentirás más seguro, sabrás exactamente cuál es tu meta, e irás más rápido. Sí, tú también te lo puedes permitir.

Recuerda: Primero hay que SER, luego HACER y por último podrás TENER la vida que deseas.

Descubre tu lado de emprendedor reinventado

Take AwayAntes de despedirme me gustaría proponerte un ejercicio práctico para que identifiques en qué punto estás y lo más importante dónde puedes llegar.

1º Identifica ¿Con cuál de estas situaciones te sientes más identificado?

  1. Me Duele ver que mis expectativas no coinciden con la realidad
  2. Me siento Frustrado, llevo bastante tiempo sin conseguir conciliar mis expectativas con la realidad
  3. Estoy Sufriendo, llevo demasiado tiempo sin conseguir conciliar mis expectativas con la realidad
  4. Siento impotencia, la insatisfacción ya no solo afecta al trabajo sino a otras áreas de tu vida. Has decidido tirar la toalla porque sientes que no hay nada que hacer.

El dolor es inevitable. La frustración y el sufrimiento son opcionales. La impotencia es solo tu elección

Ahora que ya conoces tu nivel de dolor a nivel profesional (vale también para el ámbito personal)

2º Pregúntate ¿Qué pasará en tu vida a 2, 5, 10 años vista si sigues sin hacer nada? ¿Cuál será tu nivel de dolor?

¿A qué esperas? ¿Tienes miedo? Hazlo a pesar del miedo, la seguridad se gana pasando a la acción.

3º Visualiza con todo lujo de detalles como quieres que sea tu vida a 2, 5 y 10 años.

Sueña en grande y visualízate como si ya lo hubieras conseguido.

Se lo más explícito posible. Te dejo algunas preguntas que te ayudarán a describir la situación con más detalle. ¿Dónde estás? ¿Quién está contigo? ¿A qué te dedicas profesionalmente? ¿Estás viviendo de tu pasión? ¿Qué te hace sentir plenamente satisfecho? ¿En qué inviertes tu tiempo? ¿Qué piensas? ¿Cómo te sientes? ¿Qué has conseguido? …

Todo lo que conocemos antes ha sido imaginado (creado en la mente) por alguien. Imagina y empieza a crear tu nueva vida

 

Más sobre la autora

Soy Margarita Vilalta, especialista en coaching estratégico y en reinvención profesional. Te ayudo a rediseñar tu vida y transformarte en una mujer valiente, que sabe lo que quiere y pasa a la acción.

www.margaritavilalta.com

Imagen: Stock Photos –  Tithi Luadthong

Descubre cómo vivir la vida sin negatividad

con mi segundo libro

chevron-circle-down