Si sufres miedos, ansiedad y te falta confianza para hablar inglés o cualquier otro idioma, este artículo te ayudará.

Es sabido por todos que la mayoría de jóvenes españoles están deseando aprender y hablar inglés.
Es una de las habilidades más deseadas. Ya sea para pegarse un buen viaje en el extranjero o para alcanzar el trabajo de tus sueños. Es el idioma rey en el mundo de los negocios. Y además las mejores películas y series se ruedan en ese idioma.

Todos quieren hablar inglés, pero pocos saben con seguridad cuál es la mejor manera de aprenderlo. Algunos piensan que irse a Inglaterra es la opción idónea, mientras que para otros, la estrategia ganadora consiste en asistir a una academia 2 veces a la semana con la esperanza de que de alguna manera, el bendito inglés se instale permanentemente en su cerebro y con él, esa ansiada fluidez oral como complemento.

En ocasiones, la demanda generalizada acerca del idioma y esa imperiosa necesidad de saberlo a menudo nos embarcan en odiseas express del aprendizaje, en las que nos sumergimos a aprendernos todas las estructuras gramaticales, extensas listas de vocabulario y todas las formas verbales.

Esta presión desmedida y la impresión de estar perdiendo oportunidades a menudo genera ansiedades internas y un estrés generalizado, que no ayudan a combatir los miedos que ya de por sí, tenemos de serie.

Miedos más comunes al aprender un idioma

Miedo a que te dejen en ridículo:

El miedo que te entra cuando temes que un grupo de personas te dejen en evidencia.

La mejor solución es enfrentarse a diversidad de situaciones y ser consecuente contigo mismo. Si te convences a ti mismo de lo que dices, el resto también lo aceptará.

Miedo a decir una tontería:

Es inevitable que alguna vez digas algo incorrecto, o de alguna forma tu interlocutor te malinterprete. No lo tomes tan en serio. Ya es a menudo díficil expresar pensamientos elocuentes en nuestra lengua madre, como para martirizarte hasta el punto de la parálisis en un idioma extranjero. Date licencia para decir tonterías y ríete de ellas cuando surjan. A mayor práctica, mayor confianza.

Miedo a quedarte en blanco:

A todos nos ha pasado a la hora de enfrentar una conversación, que las palabras no salían. Ten en cuenta lo siguiente: nadie es tan importante para bloquear tu intelecto. Principalmente la clave es relajarse y confiar plenamente en tu capacidad para comunicar el mensaje. Si no encuentras la palabras adecuadas, prueba a hablar despacio y utilizar una serie de palabras similares que transmitan el mensaje. Lo importante es la comunicación. Mejor o peor.

Miedo a ser juzgado:

Por tu acento, por tu forma de hablar, por tu físico, todos tendemos a efectuar juicios inconscientes acerca de las personas. Para superar el miedo a ser juzgado en un idioma extranjero, la base radica en la aceptación total de tus capacidades y limitaciones. Si te quieres a ti mismo, y sabes hasta qué punto puedes llegar en una fase concreta del aprendizaje, el miedo externo a que una crítica vapulee tu autoestima se verá reducido en un amplio porcentaje.

La ansiedad: una inoportuna compañera de viaje

Stephen Krashen, uno de los divulgadores científicos y lingüistas más reputados de nuestros tiempos, nos indica que el estado ansiedad, junto con la autoestima y la confianza, son los 3 factores mentales clave a la hora de disponernos a aprender un idioma.

Básicamente, lo mismo que hartarse de alitas de pollo grasientas antes de una sesión de ejercicio, o de ponerse a estudiar el examen final de la asignatura el día antes.

Por tanto estar ansioso el estado más desfavorable a la hora de aprender inglés o cualquier otro idioma.
Entonces, ¿cómo elimino la ansiedad al hablar inglés?

Si es una ansiedad generalizada, es posible que la causa de la misma sea un factor externo a mi competencia, y probablemente la persona más indicada a la que acudir, sea una profesional como Ana.

Si por el contrario, la ansiedad que percibes está específicamente relacionada con el proceso de aprendizaje del idioma, tengo para ti una receta que tanto a mí como a mis estudiantes les ha funcionado de maravilla.

take awayTécnica Take-away

Superar la ansiedad que sufres al hablar inglés

  1. Respira hondo varias veces antes de hablar. Cabeza alta, cuerpo erguido. Voz profunda.
  2. Habla pausado. No hay cosa que más accione el verbo de tu interlocutor que una persona que habla rápido, entrecortado y estresado.
  3. Visualízate haciéndolo bien. Te ayudará a tener confianza en tu capacidad de elaborar el mensaje.
  4. No pienses que van a pensar de ti los demás.
  5. Enfócate en el mensaje. Si tu nivel es bueno, pero de alguna forma te quedas trabado en alguna parte, o tu yo interno salta para decirte que no eres lo suficientemente bueno, enfócate en el mensaje.
  6. Tu mensaje es importante. Valóralo y dale la importancia que merece.
  7. Olvídate de ti mismo. Estrechamente relacionado con lo anterior. No seas consciente de qué estás hablando en inglés. Si te ves a ti mismo desde fuera de ti, vas a tener una consciencia foránea, y no vas a poder actuar desde dentro de ti, al máximo de tu capacidad.
  8. Valórate a ti mismo. Eres la persona más importante de este mundo para ti.
  9. No te tomes tan en serio. La vida es corta y todo lo que hagas o digas, llegará un punto en el que nadie se acordará. Todo dejará de existir. Eres un punto infinitesimal en el enorme universo. No hay razón para no decir lo que piensas y alcanzar las mejores oportunidades en la vida.
  10. Si no encuentras la palabra adecuada para expresar un mensaje. Utiliza las palabras relacionadas que conozcas. Da rodeos, si hace falta.
  11. Intenta hablar pausado. No hay cosa que más accione el verbo de tu interlocutor que una persona que habla rápido, entrecortado y estresado.

Todas estas técnicas mencionadas son extremadamente útiles, si previamente has practicado el idioma en infinidad de circunstancias y las situaciones que aparecen te resultan familiares.

Sólo a través de la práctica continuada fuera de nuestra zona de confort, es cuando aprendemos realmente.
La autoestima a menudo viene ligado con la ansiedad. Una vez que reduzcamos la ansiedad, la autoestima irá aumentando y con ella nuestro nivel de confianza.

Quiérete a ti mismo como si tu vida dependiera de ello Clic para tuitear

La autoestima es una condición “sine qua non” en todo en la vida. La autoestima viene de lo que tú piensas de ti, y no de la gente piense de ti. Si te crees importante, a menudo la gente te tratará así. Si crees que, por el contrario, tu persona no tiene valor, lo manifestarás en tus interacciones, y la gente empezará a tratarte como tal.

Eres lo que piensas y lo que haces repetidamente.

Así que piensa cosas positivas acerca de ti. Cuando estés en un momento de bajón, piensa todo lo que llevas recorrido por el camino, las buenas palabras que otras personas te dedicaron y nunca subestimes tus capacidades. Eres un universo en potencia.

A día de hoy estoy trabajando junto con una bloguera mexicana en un curso “Aplaca tus miedos al hablar un idioma” que saldrá pronto a la luz, si quieres ser uno de los “beta testers” y recibir el capítulo de recursos de mi libro, haz click aquí.

También tendrás acceso semanal en tu bandeja de entrada a un nuevo artículo del blog acerca del aprendizaje independiente de idiomas.

Espero que estos consejos te hayan sido útiles en tu camino hacia la fluidez de hablar inglés.

¿Y tú, qué idioma estás estudiando? ¿Ya has reemprendido el estudio del inglés? ¿Cuál es tu principal problema al hablar inglés? ¿Qué miedo te impide entablar una conversación en otro idioma?

Estoy deseando conocerte y contestar tus dudas.
Cuéntanos tus inquietudes aquí abajo en los comentarios.

Te enseñaré a hablar inglés de manera autodidacta

Acerca del Autor

Mi nombre es Alejandro Castrelo y tengo 28 años. Ingeniero Industrial por la calurosa Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, apasionado de la tecnología y los felinos; en Julio de 2015, publiqué un libro acerca del aprendizaje independiente del inglés que se convirtió en un éxito instantáneo.

Alejandro escribe regularmente en su blog: www.casinativo.com, sobre distintas estrategias y recursos y ofrece consejos prácticos para aprender idiomas por tu cuenta.

Imagen: Shutterstock

7 Comentarios

  1. Hola Alejandro, muchas gracias por compartir este artículo, estoy en el proceso de aprender Inglés, lo estudie por un año pero aún no puedo hablarlo muy bien, actualmente tomo clases en la universidad y estoy sufriendo de ansiedad, me da miedo a participar en clases por temor a no ser entendida, y me siento tremendamente limitada, mis pensamientos en español chocan con palabras en inglés y termino bloqueándome es muy frustrante. Y plus sufro de una soledad tremenda porque aún no he podido hacer amigos, que puedo hacer para superar esto?

  2. Hola Alejandro. Me ha encantado tu artículo. La verdad es que mi situación está siendo un foco de angustia ya que tras casi diez años desde que acabé filología inglesa y habiendo trabajado de muchas cosas menos de lo mío me presenté a oposiciones simplemente para ver el examen. No me preguntes cómo pero he tenido que incorporarme a un centro y dar clase a alumnos de nivel avanzado. Así que podrás imaginar la ansiedad e inseguridad que esto me está generando. Si tienes algún consejo te lo agradezco. Sds.

  3. Gracias Alejandro, siempre es bueno reforzar la confianza para toda actividad y sobretodo para aprender algo nuevo como el idioma inglés.

  4. Mucho ánimo, motivación y perseverancia, Dominique. El tiempo de todas formas pasa, y se le puede sacar el máximo jugo adquiriendo habilidades útiles por el camino. Cualquier cosa que necesites, por aquí estamos 🙂

    Estamos en contacto,

    Un abrazo

    Alejandro

  5. Hola Andrea,

    Al final lo importante es tirarte a la piscina. Aunque los españoles de nuestra generación nunca hablaremos como suecos, holandeses y daneses, vamos por buen camino. En el fondo, aunque el idioma no lo hables perfecto, la clave en una entrevista es demostrara confianza a la hora de hablar y ser asertivo. Esas dos cualidades ganan por goleada a cualquier fallo gramatical o construcciones no del todo correctas.

    Gracias por tu comentario y por dejarte caer por aquí.

    Un abrazo!

    Alejandro

  6. Hola Ana
    Me encanta tu post, yo conozco bien todos esos miedos que te acechan cuando quieres tener una conversación en ingles je je
    Hace unos cuantos años me fui a Dublin para poder hablar lo, uuff al leer tu post me he visto identificada, y es que es un idioma que si no lo aprendes en el colegio de niña no es nada fácil.

    Cuando tienes en cuenta todos esos magníficos consejos que has dado la cosa va cambiando.

    Ahora lo puedo hablar sin problemas con mi acento español por supuesto je je

    Animo a lo que están en ese proceso de aprendizaje, no hay nada imposible

    Un abrazo
    Dominique

  7. Muy buen artículo Alejandro. Lo cierto es que durante mucho tiempo yo he padecido ese miedo y esa ansiedad de la que hablas al tratar de enfrentarme al inglés. Supongo que en un país donde todo se dobla y las clases de inglés se enseñan en castellano, el inglés es una de las habilidades más demandadas pero a la vez una de las frustraciones más calladas.
    Para muchos, donde me he incluido mucho tiempo, el inglés era como ese rencor escondido y no hablarlo, o hacerlo con ese acento español del wiifi, trataba de ser un reflejo de algunos de nuestros castizos principios.
    Hoy, por suerte, he conseguido vencer ese miedo y enfrentarlo al punto de ser capaz incluso de contestar una entrevista. Tengo errores, por supuesto, pero al menos no cometo el error de no intentarlo.
    Un abrazo!
    Andrea

Dejar respuesta

Por favor, déjame tu comentario
Por favor, escribe tu nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.