Es un placer para mí presentarte a Patricia Córdoba que nos va a exponer 5 razones por las que es mejor cambiar hoy y no dejarlo para mañana.

Para mí es un tema muy relevante para la inteligencia emocional: tenemos que conocer las consecuencias emocionales que tiene procrastinar.

Patricia es la autora de Tu Psicología donde explica temas muy relacionados con el desarrollo personal y la mejora continua.

Hoy viene a BeFullness para hablarte de algo en lo que todos hemos fracasado alguna vez: dejar para mañana lo que podemos cambiar hoy.

Pero no te quiero adelantar nada. Te dejo con ella.

5 razones para cambiar hoy (y no mañana)

“Un día de estos lo dejo todo y me voy”
“A ver si un día me animo y doy el salto”

Son sólo algunas de las frases con las que te autoconvences de que con visualizar un cambio y desearlo es suficiente para conseguirlo. La realidad es que estos mensajitos son un freno a tu presente, una prórroga que renuevas para seguir estancado sin el menor esfuerzo.

A veces la diferencia entre querer ser feliz y serlo estriba en pasar de tener deseos a formularse objetivos.

Mientras “deseas” vives consolado con la fantasía de los sueños, con el alivio inmediato que otorga el pensar “¡cómo de diferentes podrían ser las cosas!” Por breves instantes, te metes de lleno en el cuento de la lechera, creyendo que desear es cambiar.

Luego aterrizas en la cruda realidad y es tan distante tu “yo presente” de tu “yo futuro” que te vienes abajo, posponiendo de forma condescendiente tu viaje al cambio.

Cada vez que simplemente deseas y postergas la acción, aumentas la probabilidad de quedarte en la zona de confort, o lo que es peor involucionar. Así que a partir de ahora, cuando te escuches eso de “ya si eso empiezo mañana”, “el mes que viene me pongo con ello sin falta”, “no veo el momento de comenzar con eso”, etc.; reconoce abiertamente que estás procrastinando.

Por el contrario, proponerte un objetivo es trazar un puente entre el deseo y la acción. Cuando te marcas una meta, no esperas a que la suerte, las circunstancias u otros te den el pistoletazo de salida, sencillamente te comprometes contigo mismo a emprender a través de acciones concretas.

Estos son los dos caminos que se abren ante ti: a) el deseo del mañana y b) los objetivos del hoy. Te invito claramente a que apuestes por el segundo itinerario; pero por si aún no lo tienes claro, ahí van unas cuantas razones para cambiar hoy (y no mañana):

#1. Lo que no se utiliza, se atrofia

Esta teoría, que nos regalaba Darwin en cuanto a la evolución psíquica y física de los seres vivos, es perfectamente aplicable a todo lo que nos rodea. Y si no me crees, haz la prueba.

Ponte un brazo en cabestrillo durante un par de semanas. Aunque no tengas lesión alguna, deja de utilizarlo. En poco tiempo notarás cómo verdaderamente te cuesta ejecutar hasta los más sencillos movimientos.

Todas las habilidades que tienes, pero que no pones en marcha desde hace tiempo por pereza, estrés o desmotivación, van perdiendo espacio, fuerza, funcionalidad y eficacia en tu vida. Si pospones el cambio, tus destrezas dejan de actualizarse y se oxidan.

Propuesta: Cambia hoy, darás una oportunidad a tus habilidades de seguir desarrollándose y expandirse.

#2. La trampa de la asignatura pendiente

¿Conoces esa sensación incómoda, que puede tornarse en angustiante, cuando vas aplazando una y mil veces algo que te demanda un esfuerzo y una determinación que en ese momento no tienes?

Sí, pues entonces sabrás que las asignaturas pendientes se convierten en poderosas acosadoras: se presentan continuamente para hacerte sentir culpable por lo que hoy ya “deberías” tener, ser o hacer.

Dilatar en el tiempo una acción puede evitarte la confrontación a corto plazo, sin embargo a medio plazo la ansiedad llamará a tu puerta para restregarte los motivos por los que no te sientes orgulloso de ti mismo.

Propuesta: Cambia hoy, porque no quieres ser un fugitivo con cuentas que saldar.

#3. Mejor proactivo que reactivo

¿Quieres decidir por ti mismo, sentirte agente activo de tu vida y tener cierto control sobre los acontecimientos? Entonces apostarás, sin duda, por encargarte hoy de afrontar el aquí y el ahora.

Cualquier pequeña acción propia presente, por difícil que te resulte, te hará sentir infinitamente más satisfecho que miles de deseos glamurosos lanzados cual monedas a la fuente del mañana.

Si decides cambiar mañana, tal vez no estés decidiendo plenamente, pues el día X podrás encontrarte reaccionando a duras penas a las decisiones que otros o el destino tomaron por ti.

Propuesta: Cambia hoy, proponle algo interesante a tu vida, no te limites a reaccionar simplemente.

#4. La acción de cambiar es motivación para la de mañana

¿Todavía vives en la fantasía del cambio mágico? Ahí va mi jarro de agua fría: ¡wake up! ¡No existe! El concepto de varita mágica nos ha hecho mucho daño a todos, frustrándonos al toparnos de bruces con el auténtico cambio entendido como proceso.

El cambio está compuesto de millones de movimientos, algunos de ellos casi imperceptibles, pero desde luego no mágicos, sino consecuencia del anterior que lo precedió.

Todo lo que hagas hoy por ti mismo es gasolina para el motor de tu vida. Independientemente de los resultados de tus acciones en cuanto a eficacia, todas ellas son caldo de cultivo para la motivación que necesitaras para las siguientes.

Propuesta: Cambia hoy, aprovecha que el motor está en marcha y mañana no partirás de cero.

#5. Tu tiempo aquí es finito

Lo siento, no pretendo ser agorera ni meterte miedo con la obviedad de la caducidad de la existencia, pero es que vivir como si hubieras firmado inmunidad ante el the end sólo puede conducirte a desaprovechar oportunidades.

¿Por qué esperar a disfrutar mañana lo que ya podrías estar disfrutando hoy, si te haces cargo del cambio que sólo te corresponde a ti? No escondas la cabeza en el agujero como el avestruz, porque cuando la saques lo mismo te encuentras con que ya no hay tiempo de nada más.

La conciencia temporal, lejos de presionarte, podría ser un hermoso incentivo para la acción. Lo que generas hoy te hace estar vivo hoy; lo que piensas en generar mañana, si te paras a pensarlo bien, realmente ni siquiera existe.

Propuesta: El cambio de mañana es posible, el de hoy es real.

Si quieres saber más sobre Patricia Córdoba, te invito a visitar su web.

Patricia te ha dado las claves del cambio. Ahora comienza a experimentar en tus carnes el cambiar hoy y ser responsable al 100%. Te dejo con mi técnica take-away basada en los puntos que ha marcado Patricia.

take awayTécnica Take-away
Cambiar hoy y dejarte de excusas

1.Cambiar hoy supone dar una oportunidad a tus habilidades para seguir desarrollándose y expandirse.
2.Cambiar hoy implica dejar de ser un fugitivo con cuentas que saldar.
3.Cambiar hoy significa proponer algo interesante a tu vida, y no limitarte simplemente a reaccionar.
4.Cambiar hoy será sencillo si aprovechas que tu motor ya está en marcha. Mañana no tendrás que partir de cero.
5.El cambio de mañana es posible, el de hoy es real.

31 Comentarios

  1. Muy de acuerdo contigo Ana, hay que tener presente que el tiempo no usa frenos, por lo tanto el mañana es hoy.

  2. ¡Cuánto me alegro de que te haya servido Lola! Crea tus propias razones y ventajas para «ponerte con ello hoy», además en el caso de unos estudios la lista es inmensamente larga. Ya verás que bien te sientes en cuanto «te ocupas». ¡Ánimo en tu reto!

  3. FELICIDADES!
    Es un artículo maravilloso. En mi caso estudio una carrera, y en muchas ocasiones dejo mi tiempo de estudio para el último momento por lo cual me siento fatal al final del día. Así que gracias a estos consejos voy a hacer lo posible por cambiar la situación.

  4. Cierto. La consciencia en sí me parece el mayor de los regalos. El regalo de saber que tengo muchas más elecciones en todo de lo que creía y de que yo elijo cual tomar cual capitán del barco… no hay palabras para describirlo. Te libera tanto…

    ¡Gracias por contestar Patricia!

  5. Gracias a ti por un blog que ayuda tanto… Pues la experiencia de hoy ha sido linda: noté que avanzaba y que la vida anda a tu lado de la mano. Muy bello. Pero Machado lo supo decir más sencillo y bonito que yo.

    ¡Gracias por preguntar!

  6. Hola Alberto Esencial,
    Toda acción viene precedida de una intención, como dices, este momento es dulce; pero nada comparable con esa sensación maravillosa que consiste en ser consciente de cómo uno puede en cualquier instante del día, hoy, cambiar el curso de los acontecimientos en algún grado y HACERLO. Entonces uno se siente gigante, aunque sea a través de una acción en miniatura.

    Hermoso y auténtico verso de Machado; acción por acción.

  7. Hola Alberto Esencial 😉

    Gracias a ti por permitirte influir con el artículo de Patricia. ¡Ahora queda ponerse en marcha para iniciar ese cambio! Ya nos contarás qué tal.

  8. Un artículo claro, muy claro hasta para un ferviente practicante del procrastinamiento como yo. Suerte que siempre está siendo el mejor momento para cambiar, si uno quiere. Aunque hay veces, como las que nombra Patricia Córdoba, en las que las decisiones ajenas y las circunstancias te empujan por derroteros distintos. Esos momentos para mí son necesarios para recordar a fuego todos aquellos instantes ignorados en los que pude hacer una pequeña cosa diferente.

    Es tomar la carretera del cambio con cada paso, pasito o incluso trastabillar de los pies. Pero no con intenciones, que con ellas sólo cambias tu percepción y ese momento es tan «falsamente» dulce que yo al menos me he quedado en él incontables veces. Hablo del momento en el que ves adónde puedes llegar pero en el que todavía ni has vacilado en caminar. Lo ha descrito muy bien Patricia Córdoba.

    Caminante no hay camino: se hace camino al andar. Y eso lo dijo Antonio Machado hace muchísimo tiempo ya.

    ¡Gracias Ana y Patricia!

  9. Hola María José,

    ¡Cuanto me alegra haberte despertado un poco! Que sepas que lo escribí pensando en ti (aunque no te conocía) y en mí y en todas esas veces que llaman a nuestra puerta las asignaturas pendientes y les decimos: «Ya, ya, ya mañana si eso me pongo». Unas cuantas razones cargadas de cafeína contra las excusas. Creer que es casualidad es una lectura, yo te invito a hacer otra, una tuya, propia: todo se coloca para decirte ya, ahora, empieza con la fuerza de los que empiezan. ¡Súbete, ahora es tu turno!

  10. Hola Andrés,
    Buenísima la frase que traes de Steve Jobs, cuando la escuché por primera vez me pareció «fuerte» pero a mí me resultó muy motivante. La temporalidad y finitud es una realidad inevitable, así que ya que está saquemos provecho de ello. Los animales no saben que esto es temporal, nosotros sí, así que adelantémonos y, lejos de presionarnos o entristecernos, sintamos que lo que hagamos con ese tiempo es cosa nuestra. ¡A por ello!

  11. Hola Jesús,
    No sé si te atreverás al tatuaje físico, pero al mental, seguro qué sí. ¿No os ha pasado que determinadas frases que os resultan movilizadoras se os quedan «tatuadas» para siempre y actúan de mantra en vuestras vidas? Pues eso, ante la duda «Empieza hoy (y no mañana)»
    Un abrazo!

  12. Hola Tomás,
    Me alegro de haber contribuido al «empujoncito a la acción». Muy buena tu puntualización. Todo lo que ha conseguido el ser humano, incluso lo que parecía imposible, existió antes en el mundo de las ideas, ahí empezó a ser posible. La invitación es a dar un paso más; pero como bien apuntas, no querer dar todos los pasos hoy. El querer llevar a cabo todo, hoy, aquí y ahora conduce también a la procrastinación «tengo tanto que hacer…que al final no hago nada»

    ¡Gracias por tus palabras!

  13. Hola Francisco.

    Eso pretendemos. ¿Lo conseguiremos? Sólo si vosotros ponéis de vuestra parte y lucháis por vuestros sueños. Nosotras sólo somos catalizadoras de ese cambio.

    Ya nos contarás qué tal 😉

  14. ¡Más casualidades a la lista de: Hoy es el primer día del resto de tu vida!

    Inicia el cambio hoy, todo el universo te lo está gritando 😉

  15. Hola Maria Jose.

    Me alegra que te hayas desvelado y este artículo no te haya dejado volverte a dormir. ¡Es lo que pretendía!

    Ahora a tomar las riendas de tu vida. ¿Qué puedes perder?

  16. Hola Andrés.

    Pensar que el tiempo es finito debería ser el último cartucho. Normalmente tendríamos que encontrar la suficiente motivación como para movernos sin tener que hacerlo de manera «reactiva»… sin embargo no siempre es así.

    Espero que este artículo despierte esas ganas de comerse el mundo que tenemos muchos. ¡Gracias por tu comentario!

  17. Hola Jesús, qué placer leerte.

    Jajaja, estaría bien hacer una recopilación, cierto…. Me lo apunto en el cuaderno «para hacer mañana» (es broma, pero me lo apunto como sugerencia para seguir aumentando la usabilidad de mi blog).

    Un abrazo

  18. Hola Tomás.

    Buenísima reflexión. «Querer hacerlo todo hoy» es igual de malo que no hacer nada. De hecho me atrevería a decir que es peor, porque si fracasas, tu cuerpo y tu mente se autoconvencerán que era mejor quedarse quieto. ¡Y no es cierto!

    Hay que avanzar, a paso firme y realizando cambios duraderos. Gracias por tu comentario. Un abrazo

  19. Muchas felicidades para las dos.

    Vuestras indicaciones son pura «Motivación a la Acción»

    Gracias.

  20. A la misma hora que he escrito antes ha nacido el nieto de mi amiga. no sabia que estaba de parto.
    Ya no sé qué pensar de las casualidades pero la llegada de su foto me ha emocionado mucho.
    Gracias

  21. 400 km alejada de mis «pendientes», teóricamente a gusto en un hotel donde nada me los recuerda, protegida la conciencia y libre el placer de la sorpresa. Circunstancias perfectas para mi, experta aplazadora.

    Me desvelo y abro el correo ese que me suscribí y que retraso leer a fondo : ocupada como estoy de vivir el presente y postergando sentarme ante el ordenador: » tengo tanto que hacer y ayudar a otros que nunca tengo tiempo para mi». .
    No es cierto, medito y … No hago nada porque lleno mi tiempo en planificar mi presente y no marco objetivos.
    Así, muy confortablemente, me he desvelado y leído el artículo de Patricia
    ….¡ y ahora cómo sigo durmiendo si cada uno de esos puntos ha venido cargado de cafeína para mi corazón!.
    No es casualidad porque postergo la solución, asi que doy gracias al universo por este desvelo desde mi zona de confort inventada por mi, a tantos kilómetros de ese presente que aplazo con un tic perfecto!

  22. Hola Ana y Patricia
    Me gustó mucho el artículo 🙂

    Creo que el punto 5: recordar que el tiempo es finito, debe ser una de las mayores motivaciones para actuar ahora.
    Una de las principales razones por las que no actuamos es el miedo al qué dirán, a hacer el ridículo, pero como dijo hace años Steve Jobs en su famoso discurso: «Recordar que vas a morir es una de las mejores formas de evitar la trampa de pensar que tienes algo que perder».

    Es mejor «tomar el riesgo» y actuar de una vez, que llegar al final del camino y preguntarnos cómo hubieran sido las cosas de haber tenido el coraje de cambiar.

  23. HOla Patricia y Ana!!

    Mañana (y no hoy, porque es domingo) pediré hora para tatuarme este artículo. Sí, sí, a lo Michael Scofield de Prison Break. Si salgo vivo, no tendré excusas para hacer siempre hoy, hoy y hoy.

    Me ha gustado mucho. Gracias Patricia.

    Ana, puede estar guay hacer una compilation de tus takes away a modo de cuaderno práctico. Hay mucho, mucho contenido. Y todo útil!!

    Un abrazo!!

  24. Hola Patricia, gracias por poner ese punto de realidad ante nuestras acciones y provocar un empujon con estas parabra.

    Me gustaría hacer referencia a la frase «A veces la diferencia entre querer ser feliz y serlo estriba en pasar de tener deseos a formularse objetivos.» y me permito el modificarla un poco a mi ámbito personal por si a alguien también le viene bien «A veces la diferencia entre querer ser feliz y serlo estriba en pasar de tener deseos sin mas, a formularse esos pequeños objetivos que te conducen hasta ese deseo.» Ya que cualquier acción, gesto o pensamiento por muy pequeño que sea nos puede ayudar a conseguirlo. Empezar hoy es el hacierto, querer hacerlo todo hoy, es el error. Poco a poco y apoyandonos en cosas como este artículo se llega al final.

    Buena colaboración y mi enhorabuena por tu blog Ana, desde que lo descubrí espero con ansias tus artículos para leerlos

    Un saludo

  25. Hola Andrea,
    Gracias por tu aporte. Es verdad, todavía nos asusta un poco oír eso de “¡vamos, que mañana cuando vuelvas lo mismo esto no está aquí!”, como ya apuntó en su momento el mítico “¿Quién se ha llevado mi queso?” de Spencer Johnson. Sin embargo, hay que desinflar la ilusión de permanencia a la que nos enganchamos muchas veces, y ¡movernos a la acción!

    Imaginemos: “Fulanit@ 99 años, de los cuales se pasó 2 tercios postergando lo que sólo pudo hacer y disfrutar en el último tercio”. ¿Mejor ahora, no?

  26. Hola Andrea, qué gusto verte por aquí.

    Haces bien en cuidar tus palabras y cómo te hablas, creo en el poder del lenguaje 😉

    Creo que la frase «nuestro tiempo es finito» cumple lo que tiene que cumplir: dar una bofetada de realidad al lector. ¡Muévete!

    Un abrazo y gracias por tu comentario.

  27. Gran artículo Patricia! Y Ana gracias por presentarnosla
    Soy muy maniática con el lenguaje, hay palabras que me faltan y a veces tiendo a inventarmelas para explicar lo que quiero y otras que las anulo de mi vocabulario, PROCRASTINACIÓN es una de ellas, me suena tan… enfermizo.
    Me quedo con todo pero resalto lo de que «nuestro tiempo aquí es finito» suena feo pero es la realidad, no sabemos qué pasará mañana y sinceramente mejor no saberlo, por si acaso mejor no dejar para mañana lo que podemos empezar a disfrutar hoy

    Gracias a las dos!

  28. ¡Grandísimo artículo, Patricia!

    Espero que quien lo lea se anime a comentar los resultados de cambiar hoy y no mañana 😉

    (Es cierto, la «procrastinación» es fea de narices jeje)

  29. Gracias Ana por dejarme colaborar en un Blog que toca una de los recursos fundamentales para alcanzar nuestros objetivos: La Inteligencia Emocional.
    En ese sentido, he intentado con este artículo movilizar al cambio «aquí y ahora», dejando a un lado la procrastinación. Solo con lo fea que es la palabra, ya uno se convence de que hay que desterrarla, pero por si quedan dudas de las ventajas de cambiar hoy (y no mañana), reto a todo aquel que sea capaz de hacer hoy algo que podría hacer mañana y nos cuente lo que ha ganado.

Dejar respuesta

Por favor, déjame tu comentario
Por favor, escribe tu nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.