Las creencias es algo de lo que hablamos mucho en desarrollo personal. Pero ¿Qué son las creencias? ¿Qué son por otro lado las creencias limitantes y las creencias potenciadoras? Y sobretodo, ¿qué impacto tienen en nuestro día a día?

Para responder a todas estas preguntas, te traigo a una invitada de lujo, Eva Sandoval tiene una visión muy clara acerca de las creencias y de cómo éstas pueden condicionar nuestro modo de vida e incluso nuestros sueños. ¿Éxito y fracaso? Es sólo cuestión de creencias, es decir, de lo que tú piensas al respecto.

Si te has quedado con ganas de saber más, te dejo con la entrevista que no tiene ni un segundo de más. ¡Oro puro!

Contenido de la entrevista

0.25: Presentación.

Qué son las creencias

1:20: ¿Qué son para ti las creencias?

La creencia es cualquier cosa que nosotros creamos que vienen de la misma raíz. Por ejemplo, cuando pienses en algo, la manera en la que piensas en ese algo es la creencia que tienes al respecto. Es la forma en la que pensamos que funciona el mundo.

Conocemos las creencias religiosas, pero creencias pueden ser cualquier cosa: por ejemplo “nunca cambiaré” o “la gente va a lo suyo”. Las creencias son la base sobre la que nosotros vamos creando nuestro mundo.

¿Cuál es el origen de las creencias?

Lo que más me ayudó es darme cuenta que cuando digo “Yo creo….” siempre hay una creencia detrás. En cuanto te das cuenta de eso, podrás darte más permiso.

Apúntate y llévate mi guía gratis 
para empezar a
dominar tus emociones

Debemos fluir siempre, con las creencias pasa igual Clic para tuitear

Las creencias vienen de cuando somos pequeños. Te voy a hacer una pregunta:

Si yo he nacido en China, ¿qué idioma hablo? Chino

Y si he nacido en España, ¿qué idioma hablo? Español

Y entonces, si yo he nacido en China ¿en qué creeré como religión? Quizá en el budismo. Y si he nacido en España, ¿en qué religión creo? Cristianismo católico.

Mis creencias, mi idioma, mi idiosincrasia viene del país donde he nacido, de personas que me rodean, de mi familia… No elegimos qué idioma vamos a aprender (eso lo hacemos luego, pero el nativo será donde has nacido), pero de primeras es lo que me han dado.

7.00: ¿Yo realmente creo en eso? Demos luz a nuestros pensamientos. Yo puedo creer realmente en lo que quiero creer.

Yo puedo cambiar mis creencias y mis pensamientos y así cambiar mi vida Clic para tuitear

Creencias limitantes y creencias potenciadoras

8:08; Todos podemos cambiar nuestras creencias. Cualquiera puede hacerlo.

Si durante una temporada necesitamos ayuda o necesitamos que alguien nos acompañe, podemos ayudarnos de profesionales o de libros de desarrollo personal, pero en cuanto lo aprendamos, podemos seguir adelante con nuestra transformaciones.

Las creencias están basadas en la educación:

A. Einstein:

“Si tú juzgas a un elefante por la capacidad de subir un árbol, estará traumatizado toda su vida”

Quizá estamos frustrados porque nos están midiendo con un baremo que no es el nuestro. Todos tenemos un ritmo y un camino. Nos han castigado tanto de pequeños que pesamos que no podemos conseguirlo.

10:30: Nos acabamos calando de lo que nos rodea y acaba formando parte de nuestro sistema de creencias: que no nos sintamos capaces, que todos pueden cambiar pero yo no,…

Nos sentimos incapaces, nos han marcado como que “tú jamás cambiarás”.

¿Se puede cambiar el sistema de creencias de cosas que llevamos arrastrando durante mucho tiempo?

Por supuesto. Esto es lo que nos han dado desde fuera, pero nuestra esencia, lo que tenemos dentro, eso siempre está ahí: tendemos a la generosidad, a la empatía, al crecimiento, al amor…

De pequeños nos hemos puesto de pie, técnicamente eso es una proeza. Es una proeza agarrar una taza. Ponerse de pie y caminar es una proeza es mucho más difícil que querer hacer algo posterior (reinventarnos, emprender, irnos de viaje, dejar a nuestra pareja…).

¿Qué pasa? Que al ponernos de pie seguíamos una fuerza interior, confiábamos en nosotros mismos,… Tal y como hicimos eso y mil cosas más (enfoque automático de nuestros ojos), eso sigue estando y lo hemos logrado, independientemente de lo que nos dicen.

El ser humano se transforma siempre. Tú también puedes Clic para tuitear

Empezamos a dejarnos llevar por esa fuerza interior que tenemos todos.

16.00: ¿Te acuerdas de atarte los zapatos? ¿Cuánto te costó aprenderlo? ¡Para entonces fue una auténtico desafío! Y todo lo hemos logrado.

Por lo tanto, ahora lo que te parece un desafío imposible, es porque lo tienes delante, pero antes has conseguido muchísimas cosas.

Mi creencia es que todas las personas quieren estar mejor Clic para tuitear

18.50: Y si todos queremos eso… ¿ qué es lo que nos hace fracasar en esa felicidad?

Que se te pongan los semáforos en rojo es buenísimo, es una señal gigante que te dice “por ahí no vas bien”. Si tu trabajo no funciona, tienes información sobre que tú sí estás funcionando. Sigamos las señales.

¿Por qué a mí? Viene de un papel de víctima muy aprendido. Clic para tuitear

En cuanto yo me responsabilice, me saltaré el patrón de víctima y me pondré en marcha para cambiar cosas en mi vida.

Todos podemos cambiar, pero a nuestro ritmo. No podemos imponer el cambio a nadie

22.10: Todo cambia, la vida es distinta a cada instante… Hay que adaptarse.

Tenemos que respetar que hay personas que no quieren cambiar o no pueden cambiar.  Cada persona tiene su proceso.

24.00: ¿Cómo puede hacer la gente que nos está viendo para ser más felices y para vivir plenamente?

La primera es “darnos cuenta” que estamos creando nuestra realidad en torno a nuestras creencias.

La segunda es que veamos esas señales de estar incómodo y de saber que hay algo que puedo cambiar.

La tercera, respetar ese ritmo, respetar que quiero cambiar algo pero con el proceso que conlleve, las cosas no llegan “ya”.

Sobre todo, estar atento y cambiar mi actitud. Si veo el semáforo en rojo y me enfado, no me estoy dando cuenta de lo que pasa. Si sonrío a esa conexión con el mundo de “ey, tienes que estar atento a esto”, entonces sí puedo hacer algo.

27.50: Quiero hablar de tu libro “Y tú qué crees”

Lo que yo digo viene a raíz de un cambio de vida que está escrito en el prólogo del libro. Sentía esa falta de plenitud. En esa circunstancia, tomé una decisión que fue dejarlo todo y empezaron a pasarme cosas.

Creo que las respuestas están en nuestro interior. Clic para tuitear

Ese espacio interior es necesario para saber en lo que creemos y lo que tenemos que cambiar.

Sócrates ya lo dijo:

Conócete a ti mismo.

El título de mi libro es una pregunta para invitarte a profundizar en ti mismo. ¿Qué creo sobre el mundo? ¿Qué creo sobre las personas?

No vivas lo que a alguien le ha  valido, lo que le ha funcionado a otras personas… Empieza a darte cuenta de cuál es tu camino y qué es lo bueno para ti y lo válido para ti.

No hace falta irte al Tibet, pueden servirte los semáforos en rojo Clic para tuitear

Lo de fuera forma parte nuestra y puede ayudarnos a cambiar también. Lo importante es mantener ese momento en el que miro para dentro y pienso “esto tiene que ver conmigo”. Nos puede servir muchísimo la información desde fuera, y en sitios como Be Fullness podrás encontrar muchos temas que puedes ver si sintonizan contigo o no, y despertar en consecuencia.

33.50: Hay algo más allá de las palabras.

Energéticamente, hay mucho más tras las palabras. Es la aventura de ser nosotros mismos, hablar de corazón a corazón, hay conexiones más allá de las creencias, quitándonos las corazas y las capas…

35.40: Gracias Eva por tu conocimiento y por tu experiencia.

Os dejamos plantada la semilla, ya queda en vosotros decidir qué hacer después.

Más sobre Eva Sandoval

Aquí tienes su página web evasandoval.es y también puedes seguirla en Facebook

Su libro: ¿Y tú qué crees? Puedes comprarlo en Amazon por aquí.