Cómo superar la incertidumbre y vencerla

“¿Cuándo volveremos a la normalidad?” “¿Cuándo despertaremos de esta pesadilla?” Estos son algunos de los pensamientos que hemos tenido todos a lo largo de estas semanas por el cambio radical de la vida tal como la conocemos. Pero, ¿es saludable pensar así? Quiero hablarte de cómo afrontar la incertidumbre y darte consejos para hacerte más amena la transición en estos tiempos.

La incertidumbre puede desencadenar una respuesta de miedo

Nadie habría imaginado que cenar fuera o abrazar a tus amigos se haya convertido en algo del pasado. Los cambios que hemos visto en las últimas semanas habrían sido inauditos.

Es probable que los tiempos que vivimos ahora también nos esté afectando a todos de forma emocional. Robin Stern, psicóloga y del Centro de Inteligencia Emocional de Yale. “Todos estamos ansiosos por las noticias y estresados ​​por lidiar con la interrupción del día a día”.

Ya no son solo las noticias, tampoco podemos hacer las rutinas habituales que nos ayudan a nuestro equilibrio emocional (como hacer ejercicio en el gimnasio , reunirnos con un amigo para tomar un café o incluso pasear por las calles). 

Es natural que te sientas más irritable, menos paciente y menos tranquilo, dice ella. La interrupción y la incertidumbre están afectando a casi todos los aspectos de nuestras vidas.

Lo que estamos experimentando como resultado de la pandemia no tiene precedentes en muchos sentidos, incluida la cantidad de incertidumbre a la que nos enfrentamos. La incertidumbre es particularmente difícil de manejar porque desencadena el miedo, dice Neda Gould, profesora asistente en el departamento de psiquiatría y ciencias del comportamiento y directora del programa de atención plena en la Facultad de medicina de la Universidad Johns Hopkins . “Vemos la incertidumbre como una amenaza potencial para nuestro bienestar”.

En este momento, hay mucho en juego, dice Neda Gould. No sabemos cómo el virus podría afectarnos físicamente a nosotros o a nuestros seres queridos, cómo nuestro trabajo y la capacidad de mantenernos a nosotros mismos y a nuestras familias podrían verse afectados o cuándo podremos comer, movernos y socializar nuevamente de la forma en que me gusta. “Hay incertidumbre a muchos niveles”, dice ella.

Y es que son las pequeñas rutinas en nuestra vida diaria: pasear al perro, viajar en tren al trabajo, recoger la limpieza en seco, lo que ayuda a crear una sensación de normalidad. Y a menudo, cuando existen factores estresantes globales o sociales más grandes, son estas rutinas diarias las que nos ayudan a “escapar” de esas preocupaciones más siniestras y a sentirnos reconfortados. 

No eres solo tú, ninguno de nosotros lleva bien tanta incertidumbre

Ya sea que decidamos cuándo cruzar una calle concurrida, si comprar o no comprar una casa o a qué universidad asistir, todos necesitamos un grado razonable de certeza para actuar, explica Arie Kruglanski, profesor de psicología en la Universidad de Maryland . “Cuando surge la incertidumbre, las personas experimentan angustia”, ha estado investigando por qué algunos de nosotros reaccionamos a la incertidumbre con más intensidad que otros.

Cómo gestionar la incertidumbre

Existen varias estrategias para afrontar saludablemente esta crisis y que puedes usar para controlar el estrés y la ansiedad en estos tiempos que corren. Aquí van varias técnicas.

1. Empieza por estar bien tú

El cuidado personal nunca ha sido tan importante. Cuando todos a tu alrededor están ansiosos y nerviosos, la mejor manera de mantenerte sano emocionalmente y ayudar a quienes lo necesitan es cuidarte. Duerme bien, come equilibradamente y realiza algún tipo de ejercicio físico todos los días. Haz las cosas que te ayudan a mantenerte tranquilo y centrado. No es egoísta estar bien tú para estar bien con y para los demás.

2. No critiques tus emociones ni las de los demás

Sé amable contigo mismo y con los demás. Esta es una situación inusual, así que no te castigues por sentir ansiedad o estar irritable. Reconoce tus sentimientos y piensa en cómo lidiar con ellos paso a paso.

Del mismo modo, no juzgues a otros por tener ansiedad o por sus reacciones. La gente tiene que asumir muchos cambios de planes de cosas que creía certeras: eventos deportivos, conciertos, graduaciones, bodas e incluso funerales, junto con muchas otras celebraciones, en los próximos meses. Habrá mucho sentimiento de decepción. Esos sentimientos son reales y son importantes, incluso si están ocurriendo otras pérdidas que podrían considerarse más graves (como la muerte). 

Es importante para todos nosotros mantener una perspectiva más amplia, pero aún necesitamos darnos permiso a nosotros mismos (y a quienes nos rodean) para sentir los sentimientos que tenemos, dice Robin Stern.

3. Mantente conectado (online)

Estas profesionales de la salud sugieren pensar en las reuniones virtuales como comunicación y compasión. Es en estos momentos cuando más nos necesitamos. Y aunque no podemos estar físicamente juntos, es importante mantenerse conectados a través de las redes sociales, llamadas telefónicas y videoconferencias.

4. Practica la aceptación

Siéntete lo más cómodo posible con la idea de que muchas cosas, incluidas las que normalmente puedes controlar, ya no están bajo tu control, dice Stern. En este momento, la única constante es el cambio. Es una mentalidad difícil de entender, pero dejar ir las cosas que no puedes controlar te ayudará a concentrarte en las cosas que sí puedes. Ella sugiere comenzar con un diálogo interno positivo. Piensa en poner el foco en cosas que puedes controlar como cocinar una plato nuevo, llamar a un amigo o comenzar tu día haciendo ejercicio.

5. Céntrate en los hechos (objetividad VS subjetividad)

Es importante mantenerse informado sobre las nuevas políticas que se están implementando y las pautas actualizadas que debes seguir como ciudadano. Pero mantente enfocado en los hechos sin agregar el “qué pasaría si”. Neda Gould recomienda que si te encuentras en un bucle de pensamiento catastrófico (terribilitis), practiques técnicas de respiración profunda y atención plena para recuperarlo.

6. Evita la infoxicación

Mantenerse informado es necesario, pero no leas las noticias a todas horas del día. Elige algunas fuentes fiables de información y decide cuándo vas a consultarlas. Y luego cumple con ese horario. El consumo constante de noticias muy posiblemente aumente tu nivel de ansiedad.

7. Diviértete

Es una situación grave, pero tomarte el tiempo para hacer las cosas que te hacen sonreír y reír puede hacer que la vida diaria sea más agradable. Encuentra las pequeñas alegrías en cada situación como pasar más tiempo con tus seres queridos, cocinar o mirar películas que hace tiempo que querías ver. Necesitamos esos momentos cálidos y afectuosos en este momento. Personalmente tengo muchas personas conocidas que están bailando con sus seres queridos durante el día. ¡Es maravilloso!

8. Agradece lo que tienes

Dedica un tiempo a pensar en las cosas que te hacen bien. Luego expresa tu gratitud a los demás. Dile a tus amigos y familiares cuánto los quieres. También es importante aceptar que los demás puedan mandarte mensajes de agradecimiento y gratitud. Compartir estos sentimientos puede hacernos mucho bien. El amor une.

9. Toma el control de lo que puedes controlar

Concéntrate en los aspectos de tu rutina diaria que aún puedes continuar haciendo o siéntete libre de crear una nueva rutina que se adapte a la situación actual. Este grupo de psicólogas dicen que esto puede ayudarte a mantenerte enfocado durante todo el día, así como continuar avanzando hacia tus metas. 

Recupera este tiempo para ponerte al día con lo que siempre quisiste hacer: aprender un idioma, leer esa novela que te recomendaron o reorganizar tu armario. Encuentra nuevas rutinas que te hagan feliz.

Como ves, no todo es negativo, solo hay que cambiar el prisma con el que vemos la realidad. ¿Me cuentas qué te han parecido estas técnicas o si ya las estabas poniendo en marcha?

Te leo en los comentarios.

Agradecimientos a Neda Gould, Arie Kruglanski y Robin Stern
Créditos de imagen:
Stock Photos

Dejar respuesta

Por favor, déjame tu comentario
Por favor, escribe tu nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.