Tener diabetes y controlar tus emociones… ¿Es posible?

Imagina un día cualquiera de tu vida si tienes diabetes: No has abierto casi ni el ojo pero ya estás sintiendo como la aguja pincha tu dedo para mirar como tienes el azúcar cada mañana.

¿Tienes el azúcar alto? ¡Qué pereza!

Y ahora a “corregirlo” con la dosis de insulina necesaria, tomar la medicación, preparar tu desayuno con las raciones correctas, acordarte de llevar tu medidor de glucosa y así una larga lista de “indispensables” solamente para tu diabetes.

24 horas al día. 365 días al año.

Tener diabetes es muchas veces agotador.

Casi ninguna otra enfermedad crónica necesita tanta colaboración e implicación por parte de la persona que la padece.

Y eso puede acabar afectando, y mucho, a tu salud emocional.

La diabetes puede afectar mucho a tu salud emocional Clic para tuitear

maricusa-diabetes-emociones

Apúntate y llévate mi guía gratis 
para empezar a
dominar tus emociones

La “súper-noticia”

– “Maricusa. Tienes diabetes”.

Esta frase suena en tu cabeza una y otra vez desde que el médico te dio los resultados.

También te explicó una larga lista de tareas habituales y cambio de hábitos que tendrás que llevar el resto de tu vida.

Estos cambios pillan desprevenidos a cualquiera y muchas veces vienen acompañados de temores e inseguridades que te paralizan.

Te sientes desbordado y perdido. Y es normal, sobre todo al principio en donde todo es nuevo y tienes muchas cosas todavía que aprender.

De hecho,  y con el paso del tiempo, te das cuenta de que cuanto mejor te conozcas y cuanto más sepas sobre tu diabetes y cómo afecta el ejercicio, la alimentación o el estrés emocional a tus niveles de glucosa, más seguridad tendrás para afrontar cualquier reto que se te ponga por delante.

Aprende a identificar tus emociones

A lo largo de tu vida experimentas muchas emociones.

Si tienes diabetes, es posible que muchas veces te centres más en las emociones negativas como el miedo o puede que te sientas culpable, enfadado o confundido.

Aprender a identificar tus emociones te ayudará a evitar esos altibajos emocionales y las emociones negativas que puedan afectar al control de tu diabetes.

Si tienes diabetes, es posible que te centres más en las emociones negativas: miedo, culpa, enfado... Clic para tuitear

¿Pero cuáles son las emociones negativas?

Y lo más importante: ¿qué puedo hacer para identificarlas y gestionarlas?

Negación

“No puede ser que tenga diabetes”.

Cuando te dicen que tienes diabetes es un shock, crees que no es posible y no sabes cómo afrontarlo.

O puede ser que, con el paso del tiempo  y tras varios años con diabetes, vuelvas a ese estado de negación inicial en el que los cambios y rutinas que tienes que hacer cada día se convierten en una carga difícil de llevar. Y eso te afecta emocionalmente.

¿Cómo sobrellevarlo?

  1. Lo primero y más importante, no te machaques. Tienes que entender que todos los cambios suponen un periodo de adaptación. Date tiempo para asimilarlos e implantarlos en tu rutina diaria.
  2. Vete paso a paso. El personal médico te explicará qué plan inicial de alimentación y medicación debes de seguir. Habla con ellos y pregunta tus dudas.
  3. Pide ayuda si lo necesitas: a tu familia, al personal médico, amigos, a otras personas con diabetes. Ellos te servirán de apoyo y te darás cuenta de que no estás solo. Somos muchos 😉
  4. Establece pequeños objetivos o retos (como me gusta llamarlos a mi) relacionados con el cuidado de tu diabetes.

Estos retos tienen que ser importantes para ti ya que te costará mucho menos esfuerzo superarlos.

Miedo

“¡Pero si yo no tengo ni idea sobre diabetes! ¿Y qué me va a pasar ahora?

Tener diabetes al principio puede dar mucho miedo. Es una situación nueva en tu vida y no sabes que puede pasar y como te va a afectar en un futuro.

Todas estas preocupaciones son normales pero la clave está en conocer y entender tu diabetes poco a poco.

  1. Aprender cada día un poco más sobre diabetes y acudir a la consulta con tu equipo médico te ayudará a cuidarte mejor y a saber solucionar situaciones diarias con una mayor tranquilidad y seguridad.
  2. Con el paso de los años te darás cuenta que, igual que crecen tus conocimientos sobre diabetes, también tú puedes tener una evolución personal increíble.

Culpa

“Me culpo y me siento mal por todo lo que sufre mi familia”.

La culpa solo sirve para machacarte. No te ayuda a evolucionar.

  1. En vez de sentirte culpable, toma las riendas de la situación y valora lo que ya haces bien en estos momentos en vez de centrarte en lo que hiciste mal algún día (en el pasado).
  2. Aprende de cada error y de cada situación y toma nota para mejorar cada día un poco más el cuidado de tu diabetes.

Un ejemplo: Escoge un día en el que vayas a comer una comida contundente como pizza o paella. Mira tu nivel de azúcar antes de comer y anótalo.

Anota también cuantas unidades de insulina te pusiste.

Repite el control de glucemia dos horas más tarde. ¿Cómo está tu azúcar?

Anótalo y fíjate si la cantidad de insulina para esa comida contundente fue suficiente o te has quedado un poco corto con la dosis.

Cuando se repita esa comida o una similar ya sabrás cómo tienes que actuar 😉

Y lo más importante si un día no salen las cosas todo lo bien que te gustaría no te castigues. Sabes que puedes hacerlo bien y lo harás.

Enfado

“¿Por qué a mí? ¡No es justo!”

El enfado es otra de las emociones negativas que puedes sentir y sin embargo tiene su parte positiva.

El enfado puede servir para motivarte y hacer que consigas cambios en tu comportamiento y hábitos más saludables.

Sí, es verdad que tener que cambiar tu estilo de vida y llevar unos cuidados 24 horas al día a veces cabrea, pero ¡ojo! puede que si tus enfados son constantes o te notas ansioso o estresado a menudo acabe afectando a tus niveles de glucosa.

¿Y qué puedo hacer?

  1. Identifica situaciones concretas o momentos del día en los que te notes más enfadado o irascible. Anota cuándo y por qué estabas enfadado. Si puedes (yo te lo recomiendo) hazte una glucemia y anótala también. Así tendrás una especie de diario de emociones, verás si se repiten y podrás identificarlas.
  2. ¿Qué haces cuando te enfadas? Hay personas que hablan más fuerte, chillan, otras personas se ponen tensas, a otras se les acelera el corazón…

Cambia las respuestas físicas o acciones que te producen estar enfadado:

  • Intenta hablar más lentamente.
  • Céntrate en tu respiración e intenta que vaya calmándose poco a poco.
  • Siéntate un rato y aléjate de la situación o persona que te provoca el enfado.
  • La práctica de mindfulness también te puede ayudar a hacer frente a las emociones y a mejorar tu bienestar. Además de a mantener una actitud positiva.

Aprende a dominar tus emociones

Aprender a gestionar el cuidado de tu diabetes: establecer un plan de alimentación adecuado, hacer ejercicio físico,  la medicación que te corresponda y realizarte los controles de glucosa es importante pero también es necesario cuidar tu salud emocional.

Gestionar tus emociones, cuidar tu alimentación y hacer ejercicio son aliados para vivir mejor la… Clic para tuitear

Aprender a conocer tus emociones y dominarlas no es tarea fácil y tendrás situaciones, a lo largo de tu vida con diabetes, en las que saber gestionarlas correctamente se te hará cuesta arriba.

Es completamente normal pero como todo, supone un esfuerzo y tener ganas de conocerte un poco mejor cada día.

¿Con ganas de más, verdad? 🙂

Si te interesa trabajar tu inteligencia emocional y dejar a un lado esos pensamientos que solo te provocan sufrimiento y dolor o si no sabes cómo puedes dominar tus emociones entonces necesitas en tu vida a Ana Vico de Be Fullness .

Ana es entrenadora emocional y experta en inteligencia emocional y con ella aprendí a reconocer mis emociones en situaciones cotidianas, cómo me siento y el por qué de lo que pienso en esos momentos.

Y lo más importante: cómo evitar que mis emociones me sobrepasen.

Además te regala un Minicurso gratuito para ayudarte a dominar tus emociones que está genial.

Es una muy buena manera de empezar y verás que Ana es una de esas personas que transmiten vida y optimismo a raudales 🙂

Así que no tienes excusas para empezar y como bien nos recomienda:

No busques culpables. Perdónate y busca acciones que te lleven al bienestar Clic para tuitear.

Y ahora te toca a ti ¿Qué emociones te cuesta dominar?

Me encantará leer tus comentarios  🙂

Acerca del Autor: Maricusa

maricusa-diabetesSoy María, creadora de Maricusa Sin Azúcar.Mi misión es ayudar  a personas con diabetes a dejar los miedos y agobios a un lado para lograr ser más felices y vivir de manera más positiva su enfermedad.

Y si de paso te diviertes mientras aprendes mola más ¿A que sí?  😉

Porque tener diabetes no te impide hacer lo que más te guste. Y si no mira a Maricusa.

Puedes seguirme en Facebook, Twitter  y Pinterest. ¡Nos vemos en las redes!