Te cuento mi historia

Rodearme de personas tóxicas casi me cuesta la vida

Me estaba dejando la piel por los demás, literalmente

Hace tiempo sufrí una extraña enfermedad de la piel. Removí cielo y tierra buscando una solución.

Pasé por la consulta de más de ocho médicos y dermatólogos en distintos países. También me llegaron a hacer varias pruebas de laboratorio.

Ningún diagnóstico era claro. Ningún tratamiento funcionaba. Ningún médico sabía con seguridad de qué se trataba.

Después de un más de un año sufriendo los síntomas y descartando enfermedades, los médicos me dieron su veredicto final:

Estrés.

Sí, el estrés me estaba destrozando la piel.

Esa enfermedad era la gota que colmaba el vaso. Fue un aviso de mi cuerpo. Un alto en el camino. Debía pararme, pensar y recapacitar… antes de que fuese demasiado tarde. Necesitaba un cambio drástico de mindset.

Podría decirse que la inteligencia emocional me salvó la vida.

Las emociones mal gestionadas generan enfermedades devastadoras en tu cuerpo

Es un hecho empírico y constatado… del que casi nadie está hablando.

Esto no es algo atípico ni excepcional, todo lo contrario; para la mayoría de profesiones estresantes es la norma: úlceras de estómago, dolores de espalda, bruxismo, hernias discales… Todos estos males tienen un origen emocional que no estás tratando y que van a ir a más con el tiempo.

La búsqueda continua de reconocimiento, el miedo al rechazo, al abandono y a la soledad son sentimientos que forman parte del día a día de nuestra vida y nuestro negocio. Y que poco a poco van haciendo mella en ti, en tu mente y en tu cuerpo.

Solo cuando entiendas cómo funcionan tus pensamientos entenderás por qué eres así.

Cualquier emoción (incluso las negativas) quieren decirnos algo. Saber escucharlas e interpretarlas es clave.

Trabajar tu inteligencia emocional y escuchar a tus emociones te va a permitir saltarte el piloto automático, para que seas tú quien controlas tu vida, tu energía y tus pensamientos.

Y cuando eres dueño de tu pensamiento, eres dueño de tu vida.

Pero primero necesitas entender cómo actúa tu mente, para poder usar todo ese mecanismo a tu favor.

Es, en cierto modo, una desprogramación. Para programar la vida que quieres para ti: Siendo proactivo y no reactivo, para que te reconozcas sin juzgarte y seas más eficiente y más consciente. En pocas palabras: Para que seas feliz.

¿Por qué yo?

1. Tengo alma de terapeuta. He nacido para ayudar. Y me encanta

Permíteme que deje de lado las formalidades y sea clara: soy muy buena en mi trabajo y reconozco todo mi potencial. Y no porque yo sea alguien especial ni mejor que nadie, sino porque estoy haciendo lo que he venido a hacer a este mundo. Es mi vocación, lo que me hace feliz y, por ende, lo que mejor sé hacer.

2. Sé de primera mano lo que es tener (y sufrir) un negocio.

He sentido y padecido las mismas emociones negativas que se presentan cuando tienes un negocio; emprendí con mi propio proyecto desde 2014 hasta el día de hoy. Sé lo que es estar ahí, y conozco los problemas que se generan en nuestra vida personal y lo peligrosa que es una mala gestión emocional en el ámbito laboral. Todos sabemos lo devastador que puede ser un burnout cuando tu negocio es tu marca personal.

3. Conozco cómo funcionan los negocios; he sido mentora varios años

He sido mentora de negocios online durante varios años en la Transformateca, donde he acompañado a decenas de emprendedores a sacar el máximo rendimiento a sus negocios. He trabajado con negocios de múltiples sectores y he visto todos los problemas que se llegan a generar (y cómo se solucionan)

4. Tengo 8 años de experiencia como psicóloga online

Utilizo el medio online por experiencia, no por necesidad. Empecé en esto mucho antes de que la distancia fuese un factor a tener en cuenta para hacer terapia. En todo este tiempo he aprendido a crear “esa conexión especial” a pesar de estar a través de una pantalla. Donde otros ven un inconveniente, mis clientes ven un espacio de seguridad para comunicarse con mayor libertad y confort.

5. Tengo un talento innato para conectar con la gente a nivel emocional

Convivo y trabajo con personas altamente sensibles (PAS), y entiendo la sensibilidad a un nivel mucho más profundo. También sé escuchar y creo cercanía para que la gente se abra a mí. Por todo esto valoro y respeto la confianza por encima de todo. Las PAS se sienten muy cómodas conmigo, han hecho las paces consigo mismas y para mí no hay mejor credencial que esa.

6. Nadie me ha regalado nada. Y lo que sé, lo sé por experiencia propia

Cuando terminé la carrera ejercía con la terapia más ortodoxa y cognitivo conductual, pero la experiencia me ha demostrado que cada persona es un mundo. Por este motivo, siempre me he reciclado profesionalmente y he refinando mi técnica, acercándome a la funcionalidad por encima de la teoría; Adapto todo lo que sé a la persona que tengo delante. Y no podría estar más contenta con el resultado.

Quiero ayudarte a conciliar la relación entre tu vida personal y tu negocio

Me alegra de corazón que hayas llegado hasta aquí. Eso significa que has conectado conmigo. A mí también me gustaría saber más de ti y conocer tu historia. Escríbeme y hablamos. Te responderé personalmente.

Lo que opinan de mí

¿Quieres tú también tomar las riendas de tu vida?

Ir arriba
Descarga la guía Gratis

Rueda de la Vida

Descubre este sencillo ejercicio para empiezar a vivir plenamente