No me vale que pongas la excusa de la edad para posponer tu cambio. Déjame hablarte acerca de la plasticidad neuronal y de cómo podemos aprender nuevas habilidades y hábitos incluso en la vejez.

Existe una frase que parece que regalan en la caja de los cereales “Yo ya soy viejo/a para cambiar”.  ¿De dónde salió esa frase? ¿Quién la dijo por primera vez?  Es todo un misterio, y aun así, le damos toda la veracidad del mundo.

Sin embargo, la frase no puede estar más equivocada. Cambiar o no cambiar no depende de la edad. Cambiar es una capacidad que existe en la vida de manera natural. Si no pudiéramos cambiar no existiríamos.

La evolución se basa en el cambio, en la adaptación al medio. Si hace miles de años los seres vivos no se pudieran adaptar al medio cambiante, no habría vida tal y como la conocemos. Y si todos los seres vivos se adaptan (bueno, los que sobrevivieron por la selección natural), ¿por qué no habría de hacerlo el ser humano?

¿Qué es la plasticidad neuronal?

Existe un término llamado neuroplasticidad o plasticidad neuronal, que se refiere a la capacidad que tienen las neuronas de establecer unas u otras conexiones dependiendo de los inputs. Esto viene a decir, por ejemplo, que si tú te encuentras de primeras con una situación que no conoces (por ejemplo que te encuentres de frente con un hipopótamo volador), las neuronas encargadas de procesar esa información apenas tienen conexiones entre sí, porque nunca han tenido que trabajar juntas.

Por decirlo de un modo sencillo, el concepto hipopótamo volador no existe en tu mente (ahora mismo). Pero si por azares de la vida te cruzaras mil veces con un hipopótamo volador, llegaría el momento en que no te sorprendieras, porque lo habrías naturalizado y formaría parte de tu memoria.

¿A dónde quiero llegar con esto? Quiero explicar que si practicaras muchas veces una situación que es nueva para ti (por ejemplo, comenzar a tocar la guitarra), llegaría el momento, gracias a la neuroplasticidad de tu cerebro, que pudieras habituarte y tocar la guitarra con normalidad (pregúntale a cualquier músico que conozcas cuánto tardó en dominar el instrumento).

Esto lo vemos cuando ponemos el ejemplo de sacarse el carnet del coche. Todos nosotros recordamos cómo eran los inicios: pisa embrague, arranca, mira espejos, levanta embrague mientras aceleras… ¡Qué caos! Sin embargo ahora no pensamos en todos esos pasos, simplemente los hacemos. ¿Qué ha ocurrido? La plasticidad neuronal, esa maravilla que ya nos viene de serie y que nos ayuda a cambiar.

Apúntate y llévate mi guía gratis 
para empezar a
dominar tus emociones

El proceso de aprendizaje

Todo proceso que no conocías pasa por cuatro fases. Primero ocurre la INCOMPETENCIA INCONSCIENTE (no sabes que no sabes). Más tarde llega la INCOMPETENCIA CONSCIENTE (cuando te das cuenta de que no sabes). Cuando eres consciente que no conocías esa nueva información, tienes que  poner toda tu atención en el proceso de aprendizaje y ser consciente en todo momento de lo que estás haciendo (COMPETENCIA CONSCIENTE). En esta fase te sientes torpe, pero forma parte del aprendizaje. Con la práctica llegarás a automatizar ese proceso hasta dejarlo totalmente en el inconsciente (COMPETENCIA INCONSCIENTE), y formará parte de tu repertorio de habilidades.

plasticidad neuronal

Créeme, cambiar no es cuestión de edad

Y si estás pensando que cuando eres adulto ya no tienes neuroplasticidad, estás muy equivocado. Se generan nuevas neuronas aun en cerebros adultos, por lo que se pueden seguir aprendiendo cosas (o aprendiendo en este caso nuevos hábitos) durante toda la vida.

Así que si estás pensando en dejar de fumar, adelgazar, comenzar con el hábito de la lectura o lo que sea, no pongas la excusa de que eres muy mayor, porque tu mente puede con todo.

¡Simplemente tienes que querer hacerlo! Tu mente se encargará de que, con la práctica, todo se vuelva piloto automático.

Las habilidades no vienen de lo que crees que puedes hacer, sino de lo que pensaste que no podías Clic para tuitear

Pasa a la acción: busca algo que quieras aprender o algún hábito del que quieras deshacerte y comienza hoy. Tu mente está dispuesta a aprender cualquier cosa nueva que te propongas 😉