Saltar al contenido
Be Fullness

Independencia financiera es calidad de vida

Este post está escrito por Agustín Grau de agustingrau.com

Disfrútalo.

befullness 2

Amig@ lector@:

¿Estás interesad@ en la independencia financiera, también llamada libertad financiera? ¿Sabes de qué hablamos? ¿Ocupan algún lugar en tu vida estos términos?

Es más, me atrevería a preguntarte: ¿te interesa el dinero, te interesa la independencia, te interesa la libertad?

Si respondes que no, me parece estupendo y maravilloso, pero si me respondes que sí, me parece mejor.

Es posible que pienses: no me interesa el dinero; el dinero no da la felicidad.

Así es: el dinero no da la felicidad. La pobreza tampoco.

No la dan porque la felicidad es una cuestión interior que no tiene que ver con las circunstancias externas de cada vida. Puedes ser feliz con una cosa osin ella, con dos o con ninguna. Ser feliz o no es indiferente a lo que tengas: es una cuestión de actitud interior y de respuesta ante la vida. Es una cuestión de qué papel quieres adoptar en el mundo.

Pero volviendo a lo nuestro: hay muchas personas a las que no les interesa ni el dinero ni la independencia ni la libertad.

El dinero porque lo consideran algo sucio, pecaminoso, indecente, propio de personas avaras y egoístas…

La independencia porque es más cómodo ser dependiente de algo o alguien: te resuelven la vida y tú tan ricamente, a seguir durmiendo.

Y la libertad porque ser libre, para qué vamos a engañarnos, es duro: todos lo ansiamos pero pocos asumimos las consecuencias: decidir, actuar, ser responsable y asumir los resultados de lo que haces. Ser libre es un papelón que pocos están dispuestos a asumir (si no, revisa de nuevo el vídeo que Ana compartía en su reciente post sobre la zona de confort).

Pero ¿qué es la independencia financiera?

Cuando hablamos de independencia financiera nos referimos a tener tus propias fuentes de ingresos, varias y diversas, organizadas y estructuradas para permitirte no depender de un único recurso.

Es decir, si dependes de un sueldo o una nómina no eres libre financieramente: dependes de la continuidad en tu trabajo, lo cual depende básicamente de las decisiones de tu jefe, de la marcha de la empresa.

Y si no tienes ingresos de ningún tipo, pues no hace falta ni que me cuentes.

Por eso, una tarea importante en tu educación financiera (o simplemente en la organización de tu vida) debería ser procurarte fuentes de ingresos que reúnan características tales como:

  • Que sean varias (no una sola).
  • Que sean diversas, diferentes entre sí (que no todas pertenezcan al mismo campo o sector).
  • Que las puedas configurar o llevar a cabo tú solo, tú sola (sin necesidad de consentimiento, aceptación, visto bueno o aprobación de nadie).
  • Que funcionen de la manera más automática posible, para no tener que depender de tu intervención física/personal cada vez.
  • Que una vez que se acredite que funcionan, puedan repetirse indefinidamente hasta el día del juicio final, hasta el día que te mueras y más allá, para que tus herederos también las disfruten. Esto se llama sistematizar los procesos, es decir configurarlos para que funcionen como un sistema que se repite mecánicamente desde el principio hasta el fin.

Y sí, puedes hacerme la pregunta que estás deseando hacer: ¿pero eso existe?

Y yo te respondo: pues sí, eso existe. No sólo existe sino que está al alcance de cualquiera. De cualquiera que quiera dar un salto cuántico a su vida, claro.

Por ejemplo: está al alcance de los soñadores, de los transgresores, de los amantes de la libertad y de la independencia, de los que han venido a este mundo a disfrutar, a crecer, a gozar, a experimentar, a crear, a innovar, a sorprender, a dejarse sorprender y a hacer montones de cosas que no tienen porqué coincidir con las que siempre se han hecho.

De los que están dispuestos a cambiar sus creencias.

Hace poco escribí un artículo que llevaba el sugerente título de cómo puedes ganar dinero mientras duermes. Muchos se echaron las manos a la cabeza o concluyeron que era una licencia literaria, pero no, es real como la vida misma, puedes echarle un vistazo tú mismo.

En ese artículo hablaba del tipo de ingresos que permiten realizar estas hazañas y que no son otros que los ingresos pasivos. Y la siguiente semana incluía un enlace en el que podías descargarte gratuitamente un e book con nada menos que 50 ingresos de este tipo (tranquil@: sigue disponible, puedes hacer click  ahora mismo y descargártelo también).

Entonces no digas que es imposible, porque imposible es una palabra vacía, hueca, sin significado. Como máximo, imposible es lo que todavía no se ha inventado, o más exactamente lo que desconoces, lo que todavía no conoces, o no conocías (hasta ahora, por ejemplo).

¿Y eso es todo: sólo dinero?

No, claro que no. En última instancia, la independencia financiera tiene como objetivo que tus ingresos sean superiores a tus gastos y en consecuencia que no tengas la necesidad de trabajar, al menos en un sentido tradicional. Puedes desempeñar actividades laborales lucrativas, pero porque te gusta, porque quieres, no porque tengas la necesidad de hacerlo.

Pero esto no es lo importante. Lo importante es que, en este sentido, ser libre financieramente supone:

  • calidad de vida.
  • aumento del bienestar.
  • posibilidad de disfrutar de una amplia gama de cosas (por ejemplo, tiempo, por ejemplo capacidad de decisión).
  • una concepción radicalmente diferente de todo: ser dueño y responsable de tu vida, decidir qué haces y qué ingresas, en qué te enfocas y en qué no.

Ser libre financieramente significa que no eres esclavo del dinero, que éste no organiza y programa tu vida porque él mismo ha dejado de ser un problema.

Así, tu vida pasa a ocupar el lugar que realmente importa y a llenarse de cosas agradables, bastante más agradables que levantarte cada mañana suplicando para que ese día no te den una carta de despido.

Si todo esto te parece extraño, recuerda que lo normal es simplemente lo que has hecho siempre. Que eso no te esclavice, que no condicione tus deseos, tus anhelos, que no te impida abrir nuevos cauces a tu vida y experimentar nuevas formas de vivir, de existir.

Y recuerda que nunca es tarde para cambiar (ser mayor tampoco).

Me sentiría muy feliz si te hubiera gustado este artículo. Si es así, puedes compartirlo en las redes sociales o enviárselo a tus amigos.  Compartiendo crecemos más.

Te deseo lo mejor y ojalá sea hasta pronto.

Si quieres saber cómo empezar a crear ingresos pasivos, entra aquí

Infoproducto Ingresos Pasivos

Más de Agustín Grau en agustingrau.com