Saltar al contenido

Cómo hablar en público

cómo hablar en públicoTodos tenemos situaciones en las que tenemos que enfrentarnos a la tarea de hablar en público. ¿Cómo hablar en público sin morir en el intento? Hoy quiero ayudarte a esto, enseñándote técnicas aplicadas y los secretos de los mejores oradores.

¿Te animas a mejorar tu oratoria? Empezamos.

Hablar en público sin morir en el intento

Ya sea una exposición, una reunión con amigos, una boda o un escenario, es necesario saber hablar en público. Es algo que necesitas dominar sí o sí. Desenvolverte bien en público te aporta beneficios a nivel hormonal, a nivel de autoestima, incluso otorga cierta fama. Ahora deberías estar convencido de querer mejorar tus dotes oratorias, pero aún te voy a dar más razones por las que deberías aprender a hablar en público.

Nadie quiere pasarlo mal. Si sabes que te va a tocar en algún momento pasar un mal trago delante de una audiencia, ¿por qué no empezar a practicar y mejorar desde ya? Querer defender tu argumento o punto de vista está muy bien, pero si titubeas, te tiembla la voz o te quedas en blanco… ay amigo, eso hace que tu credibilidad descienda por debajo del nivel del mar.

No escondas la cabeza bajo el suelo como un avestruz y esperes a que pase todo. No. Coje al toro por los cuernos, afronta la situación y saca lo mejor de ella. Así y sólo así podrás ir mejorando. Nadie nace experto, todo experto en su materia empezó siendo un novel. Cuándo éramos pequeños y tuvimos que levantarnos por primera vez y andar nos caímos muuuuchas veces. Sin embargo un bebé nunca deja de levantarse y volver a intentarlo. Se cae de nuevo, y se levanta y vuelve a intentarlo. Siempre aprendiendo de cada error. ¿Por qué no hacemos lo mismo cuando somos adultos?

Pensarás «Ana, eres muy optimista. Estás olvidando el miedo escénico». Ahora voy a ello.

Miedo escénico: conoce cómo funciona

El miedo escénico es un miedo tan intenso a la hora de actuar o hablar en público que te paraliza y te impide comportarte de la manera que tú quisieras.

El miedo, como cualquier otra emoción, tiene su función y su utilidad. La función del miedo es avisarte de peligros y preparar el cuerpo para conductas de huida. Es por eso que, a grandes rasgos, se te seca la boca, los músculos se tensan, se corta la digestión, la atención se focaliza… Todo tu cuerpo se orienta gracias al miedo y actúa de manera automática (sí, hasta que no estás fuera de peligro no podemos pensar con claridad porque la prioridad principal es escapar del peligro y sobrevivir).

Este miedo es el miedo que viviríamos en situaciones extremas: ante depredadores, peligros que amenazaran nuestra vida, etc. Sin embargo hablar en público no atenta contra nuestra vida, más bien es que nuestro cerebro interpreta que hablar en público es un peligro, y se pone en modo defensa (y comienzan a producirse emociones y sentimientos ligados al miedo).

Combatir esto requiere su tiempo y su dedicación. Si el miedo escénico es muy incapacitante, recomiendo que se trabaje con un profesional. Los psicólogos son expertos en esto. Los coaches también.

Dicho todo lo anterior, lo prometido es deuda. Aquí tienes las técnicas para aplicar desde ya, técnicas para llevar, las técnicas take-away de Be Fullness.

Técnicas take-away:
Cómo hablar en público

take away

1. Prepara bien tu discurso.

Si tu miedo es a quedarte en blanco, no saber qué decir, perderte o saltarte cosas importantes, tu mejor técnica es prepararte a muerte tu discurso. Redáctalo tú mismo, con tus palabras e incluso si es a mano mejor. Así estarás 100% seguro de lo que vas a decir. El día en cuestión te aconsejo llevar tarjetas, folios o apuntes. Siempre está bien llevarlos en caso de necesitarlos (siempre que la situación lo permita).

2. Practica, practica y practica aún más.

Cuando tengas claro lo que tienes que decir y tengas escrito y reescrito tu guión o discurso, practícalo. Delante de un espejo, delante de tu familia o amigos, en una reunión con amigos… Y también practica a hablar en público en cualquier contexto: en un brindis, ofrécete voluntario para hablar en reuniones, ve a las reuniones de vecinos y plantea una nueva reforma,etc. ¡Cualquier excusa es buena para practicar tus dotes de orador delante de gente!

3. Modela a los grandes.

Elige 3 personas que te guste cómo hablan en público. De esas 3, saca qué cosas hacen muy bien y los hace tan buenos oradores. Eso es lo que tienes que imitar, su estilo, su personalidad, su emoción, etc. Si alguien lo hace y le sale bien, quiere decir que se puede replicar.

4. Tus emociones son tus aliadas, no tu enemigo.

Como ya dije, la inteligencia emocional es la clave. Conoce tu miedo, conoce tus emociones, conoce por qué haces lo que haces y dominarás tu vida. Usa las emociones a tu favor.
La tensión, los nervios y demás emociones relacionadas con hablar en público yo las considero altamente útiles. ¿Crees que no? Arguméntamelo en los comentarios 😉

5. Cuida tu respiración y todo irá sobre ruedas.

Evita las respiraciones de pecho (las que hacen que subas los hombros), ya que pueden generar hipoventilación. Intenta respirar profundamente en las pausas (al finalizar frases o terminar ideas importantes) y tendrás más aire para decir más palabras. Además, respirar de manera tranquila reduce el nerviosismo.

6. Utiliza el lenguaje no verbal.

Tenemos un cuerpo maravilloso. Yo siempre fardo de que el cerebro es ya la cream de la cream, pero nuestro cuerpo físico es un mecanismo increíble. ¡Usémoslo que es gratis! Muévete por el escenario, utiliza las manos para acompasar tus palabras, usa gestos para destacar ideas o enfatizar frases. La cara también es super expresiva, y si no mira a los mimos cómo se lo curran.

7. Aprende y mejora cada vez.

No te estanques, no permitas quedarte anclado en la zona de confort. Lo ideal es que aprendas de cada experiencia de hablar en público, sea cual sea, y mejores cada vez. Intenta mejorar tus marcas, como los golfistas. Superarse a uno mismo es la mejor competición que podemos hacer jamás. Cuanto más practiques, más aspectos a mejorar podrás detectar. ¡Trabájalos!

8. Conoce cómo eres.

Conoce tus puntos fuertes y tus puntos débiles, qué virtudes tienes y qué debilidades necesitas limar. Para esto lo mejor es la herramienta DAFO que te presenté cuando hablamos de las fases de un proceso de Coaching. Simplemente haz una tabla DAFO y analiza cómo eres respecto de hablar en público. Qué debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades tienes.

9. Practica Mindfulness

Mindfulness es la atención plena, atención a lo que estás haciendo en el momento presente. No se me ocurre mejor recomendación que el mindfulness para abordar el cómo hablar en público. Hay expertos en Mindfulness que te pueden enseñar. Mis recomendaciones hoy son Álvaro y Darío.

10. Disfruta del momento.

El escenario es tuyo y es posible que pase mucho tiempo hasta que vuelvas a tener una oportunidad similar de hablar en público. Aprovéchala. Disfruta de la experiencia, no pases de largo. Deja de pensar en el pasado y deja de pensar en futuro. Deja de preocuparte por la cara que está poniendo el de la 4ª fila.
Mi consejo es que exprimas la experiencia y saques todo el jugo posible. La tensión, los focos, la atención mantenida del público, los aplausos… Disfruta de cada una las emociones y sentimientos para vivir plenamente cada momento.

¿Qué es lo que más te preocupa de hablar en público? Déjamelo en la caja de comentarios o bien escríbeme por privado te ayudaré personalmente.

Descubre cómo vivir la vida sin negatividad

con mi segundo libro

chevron-circle-down