Saltar al contenido

El camino Jedi, un viaje hacia la libertad

el camino jedi

Hola, me llamo Javier Sánchez, y esta es mi versión del camino Jedi, ese que ya hemos visto varias veces y que se centra en lo que muchas otras historias: el viaje del héroe.

Porque todos somos héroes sin serlo.

Porque sin tener poderes podemos ayudar a muchas personas.

Porque nuestro camino está repleto de aventuras, aliados, enemigos, momentos difíciles, y toda una sintonía de amor y de acción.

Y en ti está la posibilidad de elegir el bando correcto: el Lado Oscuro o el Lado Luminoso de la Fuerza.

Todo esto lo utilizo para que entiendas por qué mi historia puede servirte como inspiración, o por lo menos, que te haga replantearte ciertas cosas de tu vida.

«Concéntrate en el momento. Siente, no pienses, usa tu instinto»

Qui-Gon Jinn (Star Wars).

Desde pequeño siempre he soñado con ser un verdadero héroe, y ahora me he dado cuenta que no hace falta soñarlo, que puedo serlo.

Podemos serlo todos.

Todos tenemos un talento escondido que puede servir a los demás, y solo hay que encontrarlo y desarrollarlo.

Todos tenemos un talento escondido que puede servir a los demás, y solo hay que encontrarlo y desarrollarlo Clic para tuitear

Pero recuerda, no tengo la verdad, ni soy un gran ejemplo de nada.

Solo tengo mi experiencia y mis ganas de contárselo al mundo.

¿Me acompañas en esta aventura? ¡Vamos allá!

Mi camino Jedi. Sendas distintas

“No hay emoción, hay paz. No hay ignorancia, hay conocimiento. No hay pasión, hay serenidad. No hay caos, hay armonía. No hay muerte, está la Fuerza”

Código Jedi (Star Wars).

Antes de comenzar, ¿por qué el camino Jedi y no el camino Sith?

Para los que no lo sepan, un Jedi es aquel que prefiere el camino de la sabiduría, la nobleza, la paz y la justicia.

Un Sith, a pesar de que busca lo mismo que un Jedi, prefiere el método rápido a través de la maldad, el odio, la ira y la venganza.

¿Con qué te quedas? 😉

El despertar, o cómo empecé mi viaje hacia el autoconocimiento

Siempre me ha gustado mucho leer, me ha gustado fantasear e imaginar mi vida de distintas maneras.

Leía tanta ficción que podía haber escrito cientos de libros sobre historias mágicas y alucinantes.

Bueno, en verdad no, pero algún pinito por aquí y por allá… ¡quién sabe! (es broma, a quien pretendo engañar).

Pero de repente comenzó a gustarme la Historia y la Filosofía.

Empecé a interesarme por lecturas de no-ficción y me adentré más en el mundo de la espiritualidad (que no religión).

Todo esto supuso un punto de inflexión en mi vida.

Empecé a tener miedo, a generar confusión, a frustrarme con el sistema y la sociedad… no sabía qué hacer.

Mi forma de ver el mundo cambió.

Me refugié muchísimo en la lectura y la escritura.

Tuve varios blogs con temáticas distintas, incluso escribí para otras webs, pero me di cuenta de que no era el camino a elegir.

Así que emprendí mi propia búsqueda del conocimiento y de la felicidad, y nació Ventura Sensitiva.

Decidí salir de la pompa capitalista y social, y encontré el sentido a mi vida: ayudar a los demás, servir como instrumento de paz, compartir y ser agradecido con el mundo.

Todos podemos cambiar, o cómo nos afecta el proceso de transformación

El cambio nunca ha dejado de existir, pero lo mantienes oculto.

Cada vez que pensamos en cambiar algo de nuestras vidas, estamos posponiendo ese cambio.

No hay que pensarlo demasiado, hay que atreverse a dar el paso y actuar, mostrar al mundo de que estás hecho.

No cambiar no te permitirá seguir creciendo, disminuyendo así tus posibilidades de encontrar la auténtica felicidad.

Y, sobre todo, no dejes que otros tomen decisiones por ti, no permitas que causas ajenas te impidan realizar ese cambio.

Cambiar no es negativo si sabemos a dónde vamos.

Lo que estás transformando hoy te ayuda a cumplir tus objetivos, a estar más vivo y concienciado.

Lo que pienso ahora

He convertido mi blog en un hobby, una forma de compartir mis pensamientos y mi filosofía.

Disfruto con cada post que escribo y cada comentario que respondo.

Sé que tenemos un propósito en la vida, y que es necesario empezar a realizarlo para encontrar la verdadera felicidad.

Tenemos que ponerle sentido a esto, no ser robots que hacen lo que se les dice y se les ordena sin ningún tipo de réplica.

Creemos llevar vidas normales por estar en la escuela o tener un trabajo, haciendo lo que otros hacen.

¿Satisface eso realmente?

Supongo que debe haber algo más…

En mi caso quiero dedicar el tiempo a generar contenido útil y divulgarlo, ayudar a gente y aportar valor.

La paciencia es mi mejor aliada, y encontrar nuestro verdadero talento requiere tiempo.

Las prisas no son la mejor opción, aunque el Lado Oscuro lo prefiera así.

No hay que frustrarse ni generar odio.

Todo llegará, y lo mejor que puedes ir haciendo es aprender y conocer.

Sobre todo conocer…

Empezando la lucha contra el Lado Oscuro

Todo lo que tenía que ver con la espiritualidad, el crecimiento personal y la autoayuda me parecía una chorrada.

Me costó darme cuenta de que no es así, de que no tenemos que juzgar algo sin conocerlo realmente, de primera mano.

Y lo más bonito de vivir es eso, no tener miedo y abrirse a lo desconocido, porque el mundo es así, misterioso, lleno de incertidumbre.

Conocerse a uno mismo es vital para saber a dónde queremos dirigirnos.

Cada vez que aprendía más sobre autoconocimiento, más me daba cuenta que no sabía nada, que era un ignorante y que siempre lo seré.

Porque ni tú ni yo conocemos la verdad absoluta, ni siquiera todo lo que existe.

Siempre seremos ignorantes, y eso no significa que seamos peores que los demás.

Significa que queremos ser felices, queremos seguir aprendiendo y creciendo, y para ello lo mejor es quitarse de crítica y juicio, hacer abstención de esto.

Y al final te das cuenta de que no es el Lado Oscuro el que quieres pisar, porque uno mismo es la causa del miedo, del sufrimiento, del odio…

Pero también lo es de la felicidad, el aprendizaje, el movimiento, el cambio, la positividad.

Y ese es el camino a elegir, esa es la lucha contra el Lado Oscuro de la Fuerza.

Mis miedos, mi Lado Oscuro y cómo los superé

Todos tenemos ese Lado Oscuro, es cierto.

¿Quién no ha tenido miedo a perder su trabajo?

¿Quién no ha tenido miedo a la oscuridad de pequeño?

Sí, todos hemos temido a algo o a alguien, no hay nada malo en reconocerlo.

¿Sabes cuál es mi mayor miedo?

La timidez.

Pero también tengo muchos otros: miedo a los perros, miedo a perder a la gente que me importa, miedo a las alturas, miedo a quedarme solo…

Pero al final, consigo superarlos, consigo machacarlos y olvidarme de ellos.

No soy ni la mitad de tímido que era antes, porque he practicado mucho y he aprendido que eso lo creo yo.

De igual modo en que lo creo, puedo no crearlo.

Y me he quedado con la segunda opción, por lo tanto ¡fuera timidez!

Ahora cada vez que tengo que hablar en público tomo aire, relajo mi mente y pienso en todo lo positivo que puede ser la experiencia de contar algo importante a los demás.

Ah, y me encantan los perros, al igual que disfruto del tiempo que paso con alguien.

Me monto en cualquier atracción que produzca vértigo y no tengo miedo a quedarme solo, porque he entendido que la soledad a veces puede ser más positiva que negativa.

Compara lo que te he dicho unas líneas más arriba sobre mis miedos con lo que te acabo de contar ^^

Expectativas del camino Jedi

Me daba miedo, y mucho.

Emprender una nueva aventura, estando tan cómodo y aparentemente feliz con lo que hacía, ¿por qué tendría que cambiar todo eso?

¿Es necesario renunciar a la comodidad para perseguir una pasión o vocación?

Probablemente sí.

Sé que mi aventura debe ir más allá, necesito esforzarme mucho más para llegar a más personas.

Es muy importante decidir qué aspectos de tu vida se marchan o se quedan, si realmente tu misión es la adecuada o no.

La creatividad no nace en la comodidad.

La inspiración debe salir fuera de esa zona de seguridad y placer.

Porque cuando llegue el momento final de nuestra vidas, ¿estaremos contentos con lo realizado?

¿Habremos seguido nuestro propio camino Jedi?

Conociendo a mi maestro

«El círculo está completo. Cuando me separé de ti no era más que un aprendiz, ahora yo soy el maestro» – Darth Vader (Star Wars).

Dicen que el maestro llega en el mejor momento.

Dicen que el maestro llega cuando el discípulo está preparado.

Pues yo lo estaba, y así sucedió.

Un maestro cuya forma de ver y sentir la vida me hizo despertar y querer emprender mi propia senda luminosa.

Y lo más gracioso de todo es que no le conozco en persona, sino a través de libros y documentales.

Porque a veces los mejores maestros no son los padres o los profesores, no, a veces puedes encontrar a tu mentor por otras vías y medios, a pesar de que pueda llevar muerto miles de años.

En mi caso Jiddu Krishnamurti es el primer maestro que he tenido.

Mi despertar y mi forma de ver el mundo de distinto modo fue gracia a él.

Los mentores son aquellas personas que te ayudan, te guían en tu proceso hacia la libertad y la felicidad.

Los mentores son aquellas personas que te ayudan, te guían en tu proceso hacia la libertad y la felicidad. Clic para tuitear

Conecta con ellos, aprende todo lo que puedas y utilízalo como herramienta.

Pero es importante recordar que no debes seguir ciegamente sus pasos, pues el autoconocimiento solo reside en tu propio camino, no en el de otros.

La nueva realidad, la intuición del Jedi

Todo esto suena muy bien, pero realmente un Jedi vive con incertidumbre, y a pesar de que parece algo malo, es todo lo contrario.

Un Jedi se guía por sus propios sentidos, hace uso de la intuición.

Lo mismo sucede cuando emprendemos, cuando nos dedicamos a los demás con trabajo e ilusión.

No hay mayor miedo que conocer la libertad, porque ello implica consecuencias.

No saber por dónde nos movemos realmente, salvo por esta nueva realidad cargada de misterio y desconcierto.

Hacer uso de la razón y el buen pensamiento es la clave.

No será fácil, pero merece la pena intentar todo lo nuevo que te propongas.

Conociendo más guerreros

A pesar de que el viaje es individual, en el camino encontraremos más guerreros que estén dispuestos a echarnos una mano… o un sablazo.

Distínguelos bien, habrá de todo en todas partes.

  • Respecto a los Jedi (tus compañeros): centra tu atención en ellos, ayúdales tanto como puedas. Te lo agradecerán, estoy convencido.
  • Respecto a los Sith (en contra tuya): no pierdas tu tiempo y energía en ellos. Derrótales mediante tu trabajo y paciencia, huye de sus palabras y sus engaños.

El enfrentamiento final contra Darth Vader

No siempre seremos felices, habrá miedos pero hay que superarlos.

Esos miedos son Darth Vader.

Intentará llevarte al Lado Oscuro, pero debes plantarle cara y seguir tu crecimiento personal.

Quizá no superes el primer encuentro, ni el segundo, ni el tercero…

Al final lo conseguirás, da igual el intento que sea, lo lograrás.

Conseguirás superar ese obstáculo que te impide alcanzar la paz, la tranquilidad necesaria para seguir tu camino, para ayudar a otros.

Darth Vader al final querrá unirse a ti, comprenderá que su camino no ha sido el correcto.

Comprométete con tu causa y verás cómo transformas lo peor en lo mejor.

Pero ojo, cuidado con ese enfrentamiento.

Recuerda hacer uso de la intuición, pensar en el paso que vas a dar y por qué.

Sé constante y actúa de la mejor forma posible, sin dañar a nadie.

Vencerás.

Pasos para encontrar tu propio camino luminoso

  1. Dedícate tiempo.
  2. Disfruta de todo aquello que te rodea.
  3. Juzga menos (o nada).
  4. Practica la amabilidad.
  5. Sonríe.
  6. No te enfades por cosas que no merecen la pena.
  7. Muéstrate siempre agradecido.
  8. Ama.
  9. No lastimes a los demás.
  10. No pares de aprender, de conocer.
  11. No aparentes algo que no eres.
  12. Tener siempre presente tu talento.
  13. No des nada por sentado.
  14. Ayuda a los demás.
  15. Inspira, motiva.
  16. No crees problemas donde no los haya.
  17. No tengas miedo, confía siempre en ti o no avanzarás.
  18. Lánzate a la piscina aunque haga frío.
  19. Haz ejercicio físico, come adecuadamente.
  20. Vive.

Tu viaje nunca acaba

Cuando crees que ya has terminado, cuando regresas a casa después de la victoria, no has terminado tu labor ni de lejos.

No habrá un final feliz, no habrá final.

Debes continuar, no abandonar ni creer que ya has logrado el objetivo final.

Yo estoy seguro de que con mi blog y mi propósito nunca acabaré mi viaje.

Encontraré diferentes sendas y caminos, diferentes éxitos y fracasos, pero es lo mejor de todo esto.

A través de esta herramienta estoy intentando ayudar al máximo de personas posible, y eso me ofrece una libertad y una paz que no puedes imaginar.

Por eso me gustaría que lo compruebes de primera mano.

Plantéate un proyecto que te otorgue esa libertad y satisfacción que otros están encontrando.

Haz relucir tu talento, sácalo ahí fuera… hay un montón de oportunidades que están esperando.

Haz relucir tu talento, sácalo ahí fuera… hay un montón de oportunidades que están esperando Clic para tuitear

Que te están esperando a ti.

Por eso, vuelvo a insistir que no hay final.

Simplemente se trata de un breve respiro que te da la vida para realizar un nuevo viaje, una nueva aventura.

¿Te atreves a dar el paso?

javier sanchez camino jediAcerca del Autor

Intento que las personas se replanten ciertas formas de vivir y den un paso más hacia la libertad.

Escribo en Ventura Sensitiva sobre crecimiento personal, entre otros temas como críticas sobre la sociedad o cuestiones relacionadas con la espiritualidad, filosofía, metafísica…

También escribo pensamientos personales en mi página de Facebook. ¡Nos leemos!

 

Descubre cómo vivir la vida sin negatividad

con mi segundo libro

chevron-circle-down