Saltar al contenido

Encuentra el equilibrio entre tu vida y tu negocio.

Da el primer paso y llévate este ebook completamente
GRATIS solo por suscribirte a mi newsletter.



Ya está.
Lo has conseguido.
Tienes un negocio de éxito y la vida te sonríe.
Y sin embargo
no eres feliz.

Estás en la cima de la montaña y te falta oxígeno. Pero necesitas algo más que una metáfora para explicarlo. La lógica no te ayuda a entenderlo, aunque sientes que algo no va bien. Te falta algo y no sabes qué.

Tus emociones tienen la respuesta.

Hay tres cosas más importantes que tu negocio:
Tu tiempo.
Tu familia.
Y tú.

Si no estás disfrutando del bienestar que tu negocio te permite tener, algo está fallando.

Y si sabes lo valioso que es tu tiempo cuando gestionas un negocio, ¿por qué no aplicas la misma norma cuando gestionas tu vida? Te preocupas por mantener el control de tu negocio, pero no piensas en algo mucho más importante: tu salud emocional.

Solo empiezas a controlar tu vida
cuando eres capaz de entender lo que sientes.

Reconocer y entrenar tus emociones es clave para encontrar ese equilibrio que buscas. Porque si tu vida personal y profesional no están en armonía y sigues girando la rueda, al final la balanza se romperá.

A menudo, el emprendedor está atado a su ordenador que se olvida todo lo demás, renunciando a su calidad de vida.

Pero te metiste a emprender buscando esa ansiada calidad de vida.
Te dijeron que era lo que necesitabas para tener una vida plena. Y, sin embargo, ahora no te sientes feliz.

¿El emprendimiento no es lo que te habían prometido?


No es cuestión de perspectiva
y tampoco falta de organización;
es un problema de mindset.


Te ayudo a crear un mindset donde tengan cabida una vida personal plena y una vida profesional llena de propósito.

Soy Ana Vico, psicóloga para emprendedores especializada en Inteligencia Emocional.

A través de la inteligencia emocional te enseño a entrenar tus emociones para que vivas el presente y tengas equilibrio en tu vida.


No te pierdas mi blog

Si tu vida parece perfecta y no eres feliz, tienes derecho a quejarte.
Pero también tienes el compromiso de actuar. ¡Actúa!