Me gusta diciembre, es un mes de reflexión y visión del futuro. Y es que los últimos 15 ó 10 días de cada año me da por reflexionar y proyectarme a mi Yo del futuro. Me aíslo y pienso en lo que he conseguido hasta ahora incluyendo el 2016 y me propongo redactar los propósitos para 2017.

Hace unos años adopté un nuevo hábito para estas fechas: escribirme una carta y mandármela al futuro. Esto es sencillo si usas future.me, una página diseñada para que escribas lo que quieres y te la mandes a una fecha en el futuro.

Esto lo hago cuando me he propuesto un nuevo objetivo y quiero automotivarme más, pero también lo uso para proyectar la imagen que quiero tener de mí el año que viene y escribirme como si ya lo hubiera conseguido.

Es un ejercicio de imaginación muy potente y sobre todo lleno de sorpresas, porque no recuerdas lo que escribiste el año anterior hasta que te llega la carta. ¡Te animo a hacerlo! Pero hazlo después de haber hecho reflexión sobre lo que quieres conseguir el año que viene. Para ello, te he traído mi regalo adelantado:

 

Hazte con la Guía de #Propósitos y comienza el 2017 con buen pie. #AñoNuevo Clic para tuitear

Y te cuento todo esto porque hace unos días me llegó mi carta del pasado, de diciembre de 2015. Me la escribí yo misma y no me acordaba de nada. Fue toda una sorpresa y una alegría encontrarme con mis pensamientos, con los sueños de la Ana del 2015. ¿Qué decía la carta?

“Querida Ana del futuro, ¿Cómo estás?

Apúntate a mi MiniCurso gratis y empieza a dominar tus emociones

Hoy siento que el futuro lo dibujamos nosotros y yo tengo muchas metas en mi cabeza. Algo en mi interior está despertando. Me siento que conecto con la gente, que la gente conecta conmigo, que ayudo (de verdad) a los demás y que confían en mí para que sea su guía de cambio.

Esto me llena, profundamente. Pero sé que valgo para mucho más.”

No podría imaginar entonces lo que he cambiado en un año. Durante 2016 me propuse un reto, #AñoPleno. Ese reto consistía en proponerme 12 propósitos, uno para cada mes. Lo hice yo y mucha gente en mi grupo de facebook (puedes apuntarte tú también).

Durante esos 12 meses, he visto cómo he avanzado personal y profesionalmente. Pero no me detengo ahí. Quiero seguir creciendo y ayudar a otras personas a crecer también.

Por eso he creado un nuevo reto para ayudar a cumplir los propósitos para 2017, el #DesafíoPleno52. Pero de eso te hablaré en otra ocasión, no quiero desvelar el pastel todavía. Sólo te digo que si quieres, podemos seguir juntos en 2017 para llegar a lo más alto.

Mis propósitos para 2017

Creo que la mejor manera de vivir es seguir creciendo y desarrollándonos. Si te paras, empiezas a morir.

Por eso para este año me he planteado ciertos propósitos para 2017. Reflexionando, me he propuesto estos retos (personales y profesionales).

PERSONAL: Seguir perfeccionando mi “vida fullness”. Integraré el deporte en mi vida y una alimentación más saludable (ojo, más saludable, porque ya considero que me alimento bien).

Salud + Meditación + Crecimiento + Felicidad = Fullness Clic para tuitear

PROFESIONAL: Se dice que existen 6 grados de separación entre tú y una persona totalmente desconocida de la Tierra. Pienso servirme de esta hipótesis para conectar más con todo el mundo.

Por eso me propongo contactar cada mes con una persona que conozca online y que siga desde hace tiempo. Esto me ayudará a reforzar mi networking, pero también me ayudará a conectar más con gente de todo el mundo.

Todo camino empieza con el primer paso

Esto lo tengo claro, pero no me conformo con llegar a la meta. Para mí, esa no es la clave. La verdadera clave es disfrutar del camino.

Yo tengo una gran aliada en mi vida: inteligencia emocional y la gestión emocional.

Mis emociones guían mis pasos, me ayudan a reflexionar sobre las decisiones más importantes y me sirven de brújula. Aprendo de mis enfados, enfrento mis miedos, reflexiono en mis tristezas y replico lo que me hace feliz.

Llevo un tiempo haciéndolo y me gusta la vida que he creado. Vivo plenamente y ayudo a otras personas a hacer lo mismo. ¿Qué más puedo pedir?

Vivo plenamente y ayudo a otras personas a diseñar la vida de sus sueños Clic para tuitear

Y es que algo en mi interior me lo decía, esa parte de “confianza ciega” en uno mismo. ¿Quieres saber cómo terminaba la carta que me escribí hace un año?

“Te deseo lo mejor porque yo también me lo deseo a mí. Me quiero, creo en mi potencial y voy a hacer de mi vida un ejemplo de plenitud y conexión.

Te amo, incondicionalmente. Seas como seas ahora mismo, estés como estés. Todo saldrá bien, todo está bien.

No dejes de soñar.”

Porque siempre puedes llegar más lejos, siempre puedes seguir creciendo. ¡Nunca dejes de soñar!

Prepárate tú también y consigue tus propósitos para 2017

Escríbeme aquí abajo y cuéntame tu mayor aprendizaje o desarrollo durante el 2016 y la palabra que eliges que te represente durante 2017. ¡Me encantará recorrer este camino juntos!

Mejora tu inteligencia emocional con mi Minicurso Gratuito
x